Analizan inversión
Erick Vargas Hernández.

Bancampeche trabaja en el proceso jurídico y legal para su traslado al nuevo edificio del Bazar Artesanal, dio a conocer el director general, Erick Vargas Hernández.

“Ahora, precisamente estamos analizando el tema de la escrituración del mismo edificio, y con base en ello, vamos a proponer al comité lo que se tiene que invertir para la adecuación del espacio que se le asigne a Bancampeche y poder ingresar al mueble”, expresó.

En ese sentido, manifestó que esperan unas semanas más, en lo que se analizan las propuestas y se trabaja al respecto. “Porque se trata de un tema legal que hay que cubrir con la Sociedad de Condóminos y hay que tener la certeza jurídica para poder invertir en la adecuación de dicho espacio”.

Según las indicaciones, Bancampeche estaría en el primer piso, ya que en la planta baja está el Bazar Artesanal.

BUSCAN AHORRO

La intención es llevar el cien por ciento de la estructura de Bancampeche al nuevo edificio. “El propósito es concentrar todas las áreas y ahorrar el arrendamiento el edificio donde actualmente se encuentra, pero ello implica una inversión que se tiene que ir programando para ver lo que se requiere para la adecuación de las instalaciones”.

Asimismo, Vargas Hernández dijo que la plantilla laboral actual de Bancampeche es de alrededor de 70 personas, aunque se divide en las demás sucursales y en la oficina central hay aproximadamente 55 personas, así como algunos aliados estratégicos que trabajan de la mano, tal como el Instituto de Desarrollo para la Micro y Pequeña Empresa (Indemipyme), con quienes se complementan en algunas acciones.

SIN AFECTACIONES A USUARIOS

Las modificaciones que ha sufrido Bancampeche no han afectado a los usuarios que reciben créditos para la generación de “changarros” y autoempleo.

“Bancampeche ha pasado por las etapas que tiene, y fue para ayudar de la mejor manera a los pequeños negocios en su desarrollo empresarial y la realización de un diagnóstico”, mencionó.

Se reestructuraron las áreas de la capacitación y el acompañamiento empresarial, así como la asistencia técnica, para que a través de esos mecanismos, quienes requieran algún financiamiento elaboren una ruta para conocer hacia dónde se va a dirigir el crédito y cómo se va utilizar y su efectividad.

“Lo que se buscó es que se establecieran tasas más competitivas que las que el Fondo Campeche daba, porque no era un banco y como tal no tenía los mecanismos que Bancampeche actualmente ofrece”, concluyó.