Apasionado de la naturaleza

13

Por: Noemí Heredia Bernés

Originario de Yucatán pero residente en el Estado desde hace más de diez años como investigador del Colegio de la Frontera Sur, Guillermo Edgardo Castillo Vela es un apasionado del estudio y protección de la naturaleza, en particular de los animales sobre los cuales posee importantes estudios que han contribuido a la preservación y conservación de la fauna campechana.

¿Cómo surge el interés por su profesión?
Estudié la Licenciatura en Biología en el Central College, en Iowa, Estados Unidos y poseo una maestría en Fort HaysStateUniversityde Kansas, también en Biología.
Creo que todo este interés surge a través de mi padre Rafael Castillo Bucio, quien fue veterinario y director del Zoológico de Mérida, así como en cuestiones de manejo de fauna en la entonces Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos, conocida como SARH, y que se transformó posteriormente en la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, la Sagarpa.
Desde niño me gustó mucho el campo, los animales y frecuentemente iba a ver a mi papá al zoológico, todo eso hizo surgir en mí el interés por la naturaleza, en particular los animales, creo por eso me incliné hacia el estudio de la Biología y fue cuando se presenta la oportunidad de estudiar la licenciatura en esa materia, como comenté, en el Central College que posee una casa de intercambio académico en la ciudad de Mérida.

¿Qué investigaciones ha realizado?
Recién concluí mis estudios de licenciatura me desempeñé como curador asistente en el área de mamíferos, en el SternbergMuseum of Natural History de la Fort HaysStateUniversity, de Kansas; y posteriormente vuelvo a México donde me desempeño en diversas tareas como investigador en proyectos e instituciones gubernamentales; los últimos diez años me he dedicados a ser investigador del Colegio de la Frontera Sur en Campeche, conocido como Ecosur, en el Área de Ecología y Conservación de Fauna Silvestre.
Esta labor me ha permitido desarrollarme en proyectos muy apasionantes e importantes como el estudio de murciélagos, de la conservación y preservación del pavo ocelado, venado cola blanca, pecari y la garza monjita, una especie muy rara –que sólo se encuentra en dos estado del país: Veracruz y Campeche, en Laguna de Términos –, entre varios proyectos más.

¿Por qué debe invertirse en la ciencia?
La ciencia es la base del desarrollo del país. Tenemos un claro ejemplo con Brasil, donde la inversión en investigación ha permitido que sus estándares en todo sentido: económico, social, cultural, tecnológico, sean muy altos.

¿Algún consejo a quienes se interesan por la ciencia?
Que si les gusta luchen por ello. A veces es un poco difícil, pero si es lo que nos apasiona vale la pena hacer el mayor esfuerzo posible.
Muchos colegas en Campeche han dedicado muchos años a la protección del ambiente y a la ciencia, que no han sido fáciles, pero que a la larga han generado grandes beneficios tanto a la naturaleza y por añadidura a la comunidad, a todo el Estado.