‘La forma del agua’ no es un plagio

37
‘La forma del agua’ lidera la taquilla mexicana

Agencias/Ciudad de México

En los últimos días cobraron fuerza algunos comentarios sobre que La forma del agua, del director Guillermo del Toro, es copia de un corto estudiantil holandés, pero la historia sobre cómo surgió el filme refuta estos señalamientos.
De acuerdo con la Fox Searchlight, La forma del agua fue concebida en 2011, durante un desayuno de del Toro y Daniel Kraus, socio escritor del cineasta para su serie de libros infantiles Trollhunters.
“Kraus mencionó una idea que había tenido de joven, acerca de una mujer de limpieza que trabajaba en una instalación del gobierno y se hacía amiga a escondidas de un hombre anfibio que, como espécimen que era, estaba cautivo, pero ella decidía liberarlo”, informó la distribuidora en las notas de producción que se dieron a conocer el año pasado, cuando inició la promoción de la cinta.
“A Guillermo del Toro le gustó tanto la idea que de inmediato dijo que la quería hacer su siguiente película, parecía el tipo de idea perfecta para el cuento de hadas que había estado buscando”, detalló.
Desde ese encuentro, el par de creativos hizo un trato para colaborar en la novela y que el director mexicano escribiera y dirigiera la película. En ese momento, del Toro todavía trabajaba en Pacific Rim.
“Durante los escasos y raros momentos de tranquilidad, en los que también aprovechaba para tomar ideas de películas de monstruos clásicas como El monstruo de la laguna negra, escribía el guión para esta película más íntima, que sería llamada La forma del agua”, dicen las notas de producción.
En 2014, el jalisciense pagó de su bolsillo a un grupo de artistas y escultores para que hicieran diseños y modelos en plastilina, los cuales sirvieron para presentar la historia a Fox Searchlight. “El estudio se sumó al proyecto de inmediato sin vacilar”.
Tres años antes de que comenzara el rodaje de la película en foros de Toronto, Canadá, el director contrató a Guy Davis y Vincent Proce para que diseñaran el laboratorio y el cilindro de agua.
Al año siguiente, contrató a dos escultores, David Meng y Dave Grosso, para que trabajaran en el diseño de la criatura acuática en su taller Bleak House. Del Toro estaba tan comprometido en hacer que la criatura se viera bien que financió el diseño de ella de su bolsillo, gastando cientos de miles de dólares.
Durante la presentación del filme en el Festival Internacional de Cine de Morelia en 2017, Guillermo del Toro detalló cómo fue la construcción de este personaje: “Con Cronos me tardé como ocho años, La forma del agua comenzó de algún modo hace muchísimo, pero no encontraba la manera de entrarle a la historia. Con el Laberinto (del Fauno) invertí como seis años pensando cómo y al final la escribí en ocho semanas. Me tomó más de tres años tan solo el diseño del anfibio. Sabía que iba a tomar mucho tiempo, es el diseño de criatura más difícil que he hecho”.
La forma del agua, protagonizada por Sally Hawkins, Michael Shannon, Richard Jenkins, Octavia Spencer y Michael Stuhlbarg, narra la historia de amor entre una mujer muda y una criatura marina en Estados Unidos en el año 1962, durante la Guerra Fría.