En el entendido de que los museos deben ser entornos comprensibles, cómodos y seguros para todas las personas, los cuatro recintos que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) opera en el Estado de Campeche: de Arquitectura Maya Baluarte de la Soledad, de Arqueología Maya Fuerte de San Miguel, de Arqueología Subacuática Fuerte de San José el Alto y de Arqueología Maya del Camino Real de Hecelchakán, se ostentan como el primer conjunto de espacios culturales que, a nivel nacional, son 100 por ciento accesibles.
Así lo informó la arquitecta Claudia Escalante Díaz, directora de Museos del Centro INAH Campeche y coordinadora del proyecto denominado Habilitación de Accesibilidad, quien dijo que sus contenidos, áreas de recorrido, accesos y servicios, son aptos para personas en situación de discapacidad.
Esta iniciativa interinstitucional partió de un dictamen realizado en dichos espacios museísticos, desde 2017, tres de ellos con sede en San Francisco de Campeche y uno en el municipio de Hecelchakán, con el fin de conocer las problemáticas de cada uno en la materia.
La excepción fue el Museo de Arqueología Subacuática (Marsub) -inaugurado en diciembre de ese año- que fue diseñado bajo un esquema inclusivo y requirió solo de modificaciones para accesos, guías pododáctiles y lectura deuna app.
“A partir de este diagnóstico y con la gestión de la diputada federal Adriana Ortiz, se asignó un recurso por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, mismo que fue ejercido por el Gobierno de Campeche a través del proyecto elaborado por el INAH y la supervisión de la Dirección de Museos del Centro INAH Campeche”, explicó.
Esto permitió instalar rampas y corredores para sillas de ruedas y andaderas en salas y patios, líneas pododáctiles para ciegos y débiles visuales, a la vez que pasamanos y otros implementos en taquillas y sanitarios; de igual modo, se dotó de sillas de ruedas a cada inmueble para el uso gratuito de visitantes con movilidad reducida y adultos mayores.
Cada sala del Marsuby de los museos de Arquitectura Maya Baluarte de la Soledad, de Arqueología Maya Fuerte de San Miguel y deArqueología Maya del Camino Real de Hecelchakán cuenta con un módulo háptico que integra contenidos en braille, un auricular para personas con discapacidad visual que no lean braille y videos en Lengua de Señas Mexicana (LSM), que explican las piezas alojadas en ellas.
En estas estaciones táctiles, a las que se llega mediante las líneas pododáctiles, el público encontrará la reproducción, a escala 1:1 para elementos pequeños y reducciones en el caso de estelas u otros bienes de mayor tamaño, de una pieza destacada por su historia, manufactura o relación con el tema manejado en cada sala, por ejemplo: la Máscara de Calakmul en el Museo de Arquitectura Maya Baluarte de la Soledad, la figurilla de una madre con su hijo en el Museo de Arqueología Maya, o una jarra chocolatera -cuyo original se recuperó en un cenote- en el Marsub.
Las cédulas y paneles informativos de los espacios fueron actualizados y optimizados en tipografía y contrastes de color, en aras de facilitar su lectura para débiles visuales; sobre este particular, Claudia Escalante dijo que se aprovechó el proyecto para recabar nuevos datos con los investigadores adscritos al Centro INAH Campeche e, incluso, para introducir nuevas piezas a los guiones museográficos.

Enlazan accesibilidad con nuevas tecnologías
Actualmente, la bienvenida al público en los museos del INAH en Campeche es a través de cuatro videos que, desarrollados por la empresa El Gabinete y con el trabajo de coordinación de Domo Educativo, ofrecen una breve introducción al concepto museal y la historia de cada recinto; estos contenidos están narrados en español, con subtítulos en inglés e incorporan un recuadro con LSM.
Junto con este recurso audiovisual, el Proyecto de Habilitación de Accesibilidad contempló el desarrollo de una aplicación para teléfonos inteligentes (disponible para descarga gratuita en los sistemas Android e iOS) llamada INAH Campeche.
Esta herramienta ofrece dos opciones de recorrido por los cuatro museos: una virtual, desde cualquier parte del país o incluso del mundo, pues, incorpora fotografías en alta resolución, audios e información precisa de todos ellos; y otra presencial.
Al detallar esta última modalidad, la directora de El Gabinete, Mar Fuentes Lanning, refirió que a través del bluetooth y el asistente de voz o voiceover (tecnología que regularmente usan las personas ciegas para operar sus dispositivos), la app guía a los visitantes con discapacidad desde la entrada de los recintos, narra el contenido de cada sala, indica dónde se localizan los servicios y explica cómo llegar y manejar los módulos hápticos.
Para ello, abundó, se han instalado faros o beaconsen las recepciones y salas de los museos —algunas cuentan con dos o más— para que a través de señales de radiofrecuencia y el bluetooth de los teléfonos móviles, envíen notificaciones al usuario cuando acceda a los espacios, así como sobre aspectos informativos o museográficos que, quizá sin la aplicación, pasarían por alto. El accionar de estos beacons, además, se detona sin hacer uso de datos móviles en los teléfonos.
Finalmente y dado que la accesibilidad también alude a que los museos deben ser más atractivos para el público infantil y juvenil, Mar Fuentes indicó que se instalaron 10 paneles interactivos: seis en el Museo de Arqueología Subacuática, dos en el de Arqueología Maya, uno en de Arquitectura Maya Baluarte de la Soledad y otro en el de Arqueología Maya del Camino Real de Hecelchakán, que ofrecen una manera distinta de acercarse al patrimonio de los recintos.