Muere aplastado por un camión sin frenos

188
El cuerpo del infortunado hombre quedó prensado entre los fierros de la camioneta

El conductor de una camioneta murió al ser aplastado por un camión de transporte urbano que lo arrastró varios metros, el cual se quedó sin frenos en la colonia Polvorín; es el mismo camión que chocó contra un Atos en el barrio de Santa Ana el lunes por la noche, cuando le fallaron por primera vez los frenos.
El trágico accidente ocurrió alrededor de las 06:30 horas de ayer, cuando el chofer de un camión de transporte urbano de la cooperativa MASA, con número económico 11 y placas de circulación 203-071-B, bajaba la pendiente de la calle Ecuador de la colonia Polvorín.
Sin embargo, al llegar a la curva de la calle Granada, se quedó sin frenos y ante la desesperación del operador que luchaba por controlar la pesada unidad, se estrelló contra la parte trasera de una camioneta azul de la marca Chevrolet, que estaba
estacionada y adentro estaba el conductor.
Debido a lo pesado del camión y la velocidad que había tomado por la pendiente, la unidad arrastró varios metros la camioneta hasta que se detuvo, luego de aplastarla contra un muro, quedando prensado el conductor entre los fierros retorcidos, por lo que falleció de manera instantánea.
Vecinos del lugar dieron aviso a las autoridades por medio del número de emergencias 911, llegando poco después los elementos de la Dirección de Vialidad, de la Policía Estatal Preventiva (PEP), paramédicos de la Cruz Roja y personal del Heroico Cuerpo de Bomberos.
Las labores para sacar al conductor de la camioneta, quien quedó prensado entre los fierros retorcidos, duraron alrededor de tres horas con la intervención de todos los cuerpos de seguridad y bomberos.
Más tarde, el personal del Servicio Médico Forense (Semefo) trasladó el cuerpo del hoy occiso al anfiteatro para la necropsia de ley.
Cabe mencionar que el chofer del camión de transporte urbano fue asegurado por los agentes de la PEP, quienes lo pusieron a disposición del Ministerio Público por el delito de homicidio imprudencial, situación que podría cambiar después de las investigaciones. El propietario del autobús aseguró que se hará cargo de los gastos funerarios, así como delas multas correspondientes.

YA HABÍAN SANCIONADO A MASA

Aun cuando el camión de pasaje urbano de la empresa MASA ya había sido sancionado por no cumplir con la normativa de la Ley de Transporte, siguió operando y provocó el accidente donde falleció una persona, señaló en conferencia de prensa el director general del Instituto Estatal del Transporte (IET), Candelario Salomón Cruz, quien aseguró que 15 unidades de diferentes empresas fueron sacadas de circulación por fallas mecánicas.
En entrevista, el titular del IET precisó que la unidad que provocó la muerte de un hombre tenía el número económico 11, la cual en días pasados había sido infraccionada y se le había girado la debida notificación a la Sociedad Cooperativa a la que pertenece.
Dijo que ahora la Fiscalía General del Estado integra la carpeta de investigación correspondiente y el dictamen, para que una vez que se tenga los resultados del peritaje, el IET tome cartas en el asunto. Por lo pronto, la unidad se encuentra detenida y no circulará más.
Salomón Cruz dio a conocer que a la Sociedad Cooperativa le habían hecho llamados de atención en 15 ocasiones, como a otros transportistas, pues nadie puede estar por encima de la ley.
En el caso de MASA, habían sido detenidas seis unidades por diferentes motivos, principalmente por estar en malas condiciones y tiene un parque vehicular de 36 unidades y la que provocó el lamentable accidente ya había sido sancionada dos veces.
“A la empresa MASA se le han aplicado sanciones económicas que van de siete mil a 14 mil pesos, debido a factores como velocidad inmoderada, unidades en malas condiciones que fueron retenidas hasta que fueran regularizadas”, indicó.
Si la empresa MASA no corrige su caso, se le aplicará el procedimiento correspondiente y en el caso de las otras unidades tendrá un plazo de 30 días.
“Pero se va a hacer la revisión mecánica por cada unidad para no permitir la misma situación, pero independientemente del peritaje, se aplicará la multa y sacar al conductor de la unidad”, señaló.
Si los actos son repetitivos se les retira la concesión y las sanciones por diversas modalidades, con estricto respeto a sus garantías individuales.
Explicó que los camiones de transporte público se verifican en promedio cada seis meses, cuando realizan algún trámite dentro de lo que marca la ley.
“Pero se realizan las inspecciones rutinarias para garantizar que las unidades circulan en buenas condiciones para que ofrezcan un servicio óptimo, aunque lo dijimos en diciembre y lo reafirmamos ahora, quien ande mal pagará las consecuencias conforme a la ley”, agregó.
Todas las unidades son verificadas y hay un padrón de 362 unidades circulando en la ciudad capital y un total de 10 mil transportistas en toda la entidad.
El director del IET admitió que no es constante la verificación, pues el número de unidades que hay les imposibilita hacerlo y no se puede estar detrás de cada unidad, aunque los inspectores están al pendiente.