Pide la IP “análisis riguroso” en decisiones sobre reformas

11

Eduardo de la Rosa/México

Una vez iniciado el proceso de transición, es necesario realizar un balance entre la continuidad y el cambio de administración, por lo que no se deben tomar decisiones que sean por consigna, sino por un análisis riguroso, en especial con las reformas estructurales, afirmó el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).
En su comentario semanal, el presidente de la cúpula empresarial, Juan Pablo Castañón, defendió las reformas estructurales implementadas en este sexenio y expuso que el país no se puede reinventar cada seis años.
“Ya hay mucho trabajo realizado, no solo por los gobiernos anteriores, sino también por la sociedad civil y la ciudadanía en general”, dijo.
Indicó que el gobierno entrante debe contar con la información necesaria para dar continuidad a los servicios públicos, realizar la planeación de sus programas, así como aprender de las experiencias adquiridas por el gobierno saliente, y entender los retos y desafíos que enfrenta la administración pública.
“Confiamos en que los cambios estarán apoyados en el conocimiento que se ha generado en las distintas unidades administrativas del sector público, y que las transformaciones responderán a un diagnóstico serio, profundo y promoverán soluciones responsables”, comentó.
Castañón destacó que desde el sector empresarial cuentan con el interés de que las reformas estructurales aprobadas en el sexenio se analicen a fondo y se mantengan, ya que han logrado importantes avances.
“Los empresarios tenemos todo el interés de que las reformas estructurales aprobadas en los últimos años se analicen con un enfoque de política pública, rentabilidad social, crecimiento económico, oportunidades para las personas y no solo en un lente ideológico”, señaló.
Agregó que es importante que se reconozca que la apertura del sector energético se ha convertido en el mayor imán de inversión en el país; “la competencia en telecomunicaciones ha incrementado la cobertura y ha disminuido el costo mejorando la calidad de los servicios”.
“Este es un periodo en que la nueva administración puede reflexionar sobre la viabilidad técnica de las propuestas realizadas en campaña para revalorar los programas que hoy existen a partir del resultado de su evaluación, a fin de decidir cuáles van a eliminarse porque no están dando los resultados adecuados y, aquéllos que —aunque sean perfectibles— deben continuar porque tienen un impacto deseado”, afirmó.
Recordó que el sector privado ya está sumado al proceso de transición a través de 12 mesas temáticas de trabajo, las cuales contarán con líderes del sector privado y especialistas, y los virtuales titulares de las diferentes secretarías de Estado.

Milenio Diario