“Las mujeres van a votar por mí”

23
Prometió generar condiciones para mover la economía

Tras conseguir un millón de firmas que le permitirán competir por la Presidencia, la ex panista y aspirante independiente Margarita Zavala evalúa a sus contendientes, presenta su visión de país y asegura que México tiene que recuperar sus valores, porque hay millones inconformes e indignados por la corrupción, la inseguridad y la situación económica.
En entrevista, tras visitar 36 ciudades en los estados, adelanta que el próximo martes presentará su equipo de trabajo. Al ex gobernador de Nuevo León Jaime Rodríguez Calderón y al senador con licencia Armando Ríos Piter, los otros independientes, ni los menciona, se enfoca en los otros. “Compito contra tres priistas”, señala.

Conseguiste más de un millón de firmas, pero para ganar necesitas al menos multiplicar por diez ese apoyo, ¿cómo planeas lograrlo?
En medio de esta indefinición vamos a ir contrastándonos con lo que postulan otros partidos; por ejemplo, estoy en la boleta por más de un millón de ciudadanos, en cambio, ellos están por su propia decisión o porque los pusieron.
“Esta campaña también se va tratar de valores, México tiene que recuperar su identidad y esto también me permitirá convencer a millones de mexicanos que no están conformes, que están indignados por la corrupción, que les da miedo la inseguridad y sufren por la enorme incertidumbre en materia económica que hay”.

Si llegaras a la Presidencia, ¿cómo sería el país dentro de seis años?
¿Qué es lo que ha cambiado en estos años? Algunas instituciones, llegamos a la democracia y eso también hay que cuidarlo, las libertades, la alternancia en el poder, la posibilidad de que los ciudadanos decidan, eso hace tan definitorio este momento y tan importantes las alternativas frente a las que ya están desgastadas.
“Voy a poner las condiciones para que crezcamos más. Primero, habrá regulación, una economía de libre mercado, habrá libertades y por supuesto el Estado va a intervenir para cerrar estas brechas de desigualdad y estas distorsiones que el mercado en sí mismo avienta”.

¿Usarías la política fiscal para combatir la desigualdad?
Necesitamos que el sistema fiscal deje de cobrar impuestos de esa manera a los trabajadores, a los que menos tienen. He dicho claramente que quitaría el impuesto sobre la renta a quienes ganan menos de 15 mil pesos, y que aumentaría el salario mínimo.
“Voy a generar las condiciones para crecer más, a echar a andar los motores económicos, una economía verde, de medio ambiente, energías renovables y, finalmente, vamos a buscar que haya más ingresos para las familias”.

¿Quién es tu principal competidor Meade, Anaya o López Obrador?
Soy una mujer que compite contra tres hombres que además son priistas, de estilos priistas. Compito contra López Obrador, que es un priista de nacimiento; compito contra el priista por conveniencia, que es José Antonio Meade, y compito contra el priista por hábitos, que es Ricardo Anaya.

¿Cómo ves al ex presidente del PAN Germán Martínez en Morena?
Yo no cambio de ideas ni de principios, para mí es importante decir que mis principios, mis valores e ideas, incluso mi idea de política pública, ahí están.
“¿Contra quién compito? Contra López Obrador, que pone en su lista lo mismo a Germán Martínez que comparte ideas, bancada, candidato y jefe con Napoleón Gómez Urrutia y que, además, amenaza. Porque claro que es una amenaza decir que va a haber una amnistía y por lo visto hasta fuero, ahí hay un contraste.
“Y permíteme otro contraste en ese sentido, con Ricardo Anaya, cuando hay una violación sistemática a las tradiciones democráticas ha dejado de ser demócrata y ha renunciado a los valores propios del PAN, yo voy a pasar por ahí, porque el país necesita claridad y necesita hablar de crecimiento económico. Respecto a Meade, igual, porque es como el padre del gasolinazo, porque es ver al ciudadano como un sujeto al que le puedes sacar dinero”.

¿Qué opinas de la acusación a Anaya de estar involucrado en la triangulación de recursos?
Desde luego son cosas de las que él tiene que rendir cuentas, porque cuando uno aspira a una candidatura, a cualquier cargo, y especialmente a la Presidencia, las personas tienen derecho saber qué es lo que pasó ahí.
“He estado mucho tiempo en la política, muchísimo, a lo mejor me falta hacer otro tipo de cálculos, pero cuando alguien es joven y tiene toda su vida en el servicio público no sé cómo le alcanza para tener estos problemas de inmuebles, no lo sé. Sí, lo tiene que aclarar”.

Vas a ser la única mujer en la boleta, pero hay muchas mujeres a las que no representas, en particular a las que están en la cárcel por haber abortado, a las que creen en el derecho a decidir sobre sus cuerpos. Eres una mujer de fe, ¿convertirías tus principios y tu fe en políticas públicas?
¡No! Sé muy bien lo que es el Estado laico, soy abogada, soy respetuosa de las leyes, pero reafirmar mis principios, valores y convicciones es parte de la libertad de la que gozamos, del interés de los ciudadanos de saber qué pienso, creo, lo que me mueve y estoy orgullosa de ello.
“Además ninguna mujer representa a todas las mujeres, lo que sí es cierto es que cuando una niña me vea en la boleta va a saber que ella puede aspirar a la Presidencia de la República, y cuando me vea ser presidenta, una mamá le puede decir a su hija: puedes ser doctora o policía o arquitecta o Presidente de la República. Esa parte sí la tenemos y sé que por eso hay muchas mujeres que aunque no están totalmente de acuerdo conmigo me acompañarán y votarán por mí”.

Cometiste un error con aquella pareja de lesbianas que se te acercó y te negaste a tomarte una foto.
En realidad se malinterpretó, y al contrario, la plática fue muy buena, soy una mujer dialogante, incluyente, que respeta la diferencia de pensamiento, resultó buena la plática, así es que lo otro es una circunstancia.

¿No le tienes miedo a la bandera del arcoíris?
No le tengo miedo a nada y mucho menos a lo que signifique que todos platiquemos, dialoguemos y que caminemos juntos respetándonos unos a otros.

¿Facebook o Twitter?
Los dos, uso bastante las redes y estoy pegada al Twitter, Facebook es mucho más amable, Twitter mucho más hostil, pero no le tengo miedo a ninguno de los dos y ambos me gustan muchísimo porque lo que hicieron las redes sociales es también democratizar muchas cosas. Por eso soy también alguien que lucha por la libertad en las redes sociales, especialmente porque es la gran fuerza que tienen.

Milenio Diario

*Candidata independiente a la Presidencia de la República