Arranca la construcción del muro en California

28

AP/California

El gobierno de Estados Unidos comenzó ayer los trabajos para erigir una porción de muro en la frontera de California con México, en reemplazo de una barrera construida en la década de los 90.
Se trata del primer contrato adjudicado durante el gobierno de Donald Trump, con base en los ocho prototipos que se construyeron el año pasado en San Diego.
La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP por sus iniciales en inglés) reemplazará poco más de 3.2 kilómetros de barrera en Caléxico, fronteriza con Mexicali.
Será el primer fragmento del plan del presidente Trump de construir un “muro grande y hermoso” con México. Contará con barreras tipo bolardos, de 9.1 metros de altura, y que son significativamente más altas que las existentes.
El gobierno de Trump solicitó que el Congreso le autorice 18 mil millones de dólares para mejorar y ampliar el muro fronterizo. La semana pasada fracasaron en el Senado los intentos de financiar la nueva barrera, como parte de un paquete más amplio de inmigración que puede concederle estatus legal a los inmigrantes que llegaron al país cuando eran niños.
En noviembre, la firma SWF Constructors, de Omaha, Nebraska, ganó un contrato por 18 millones de dólares para reemplazar el muro en Caléxico, a unos 192 kilómetros al este de San Diego.
Abarca una zona dividida en dos por el río New, donde se sabe que los contrabandistas guían a la gente a través de aguas contaminadas. El proyecto, que incluye un puente sobre el río, durará 300 días.
En septiembre pasado, el gobierno despejó el camino para la construcción del muro al desestimar decenas de revisiones ambientales y de otro tipo en Caléxico.
Una ley de 2005 puede eximir al muro de las revisiones ambientales si el Departamento de Seguridad Nacional considera que una barrera es cuestión de seguridad nacional; entre ellas, la Ley Nacional de Política Ambiental, la Ley de Aire Limpio y la Ley de Especies en Peligro de Extinción.
El gobierno de Trump también ha emitido exenciones para construir muro en San Diego y en Santa Teresa, Nuevo México. La administración de George W. Bush emitió las cinco exenciones anteriores, lo que permitió extender rápidamente la barrera a casi un tercio de la frontera, sin ser objeto de impugnaciones legales que puedan bloquear la construcción o causar retrasos importantes.
El estado de California y grupos ambientalistas han entablado demandas contra el gobierno federal por las exenciones, alegando que su autoridad expiró.
Se espera que el juez federal de distrito, Gonzalo Curiel, quien fue criticado por Trump durante la campaña presidencial por su manejo de las acusaciones de fraude contra la ya desaparecida Universidad Trump, se pronuncie sobre la conveniencia de permitir que la demanda por el muro fronterizo siga adelante.

Milenio Diario