Acero pirata inunda AL por aranceles de Trump  

5

Pilar Juárez/Cartagena, Colombia  

La imposición de aranceles al acero por parte de Estados Unidos (EU) y la sobrecapacidad mundial en la producción provocaron para la industria siderúrgica de América Latina la “tormenta perfecta”, pues no solo enfrentan una caída en las exportaciones, sino ahora tiene un incremento en las importaciones desleales, indicó el director ejecutivo de la cámara Fedemetal en Colombia, Juan Manuel Lesmes.
En entrevista indicó que hay países como Turquía, Ucrania, Rusia y China que buscan colocar el excedente de su producción que ya no pueden vender a EU y ahora lo hacen en América Latina; muestra de ello es que las importaciones de barra corrugada en Colombia aumentaron 23 por ciento entre enero y agosto, en tanto que se cayeron las exportaciones de acero colombiano a EU.
En México, en los primeros meses de aplicación de la medida 232 que impone aranceles al acero a EU, las exportaciones de este material de México hacia EU cayeron en promedio 30 por ciento, incrementando el déficit de 2 billones de dólares que México tiene con EU en este sector, de acuerdo con la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y el Acero (Canacero).
En la convención de la Asociación Latinoamericana del Acero (Alacero), la representante de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia, María Juliana Ospina, dijo que la aplicación de aranceles por parte de EU provocó que diversos países productores busquen nuevos mercados para 24 millones de toneladas de acero con precios que están muy por abajo del promedio del mercado, cerca de 19 por ciento menos.
Derivado de que EU duplicó en agosto pasado los aranceles a Turquía para quedar en 50 por ciento, se frenó en su totalidad la entrada al mercado estadunidense para este país. Turquía es uno de los principales productores de acero, el octavo en el mundo, que buscan colocar sus productos en los mercados.
El director general de Alacero, Francisco Leal, comentó que la industria global y regional sigue siendo afectada por el exceso de capacidad instalada, donde China es el principal país que contribuye a esta problemática.
La industria siderúrgica de este país asiático se beneficia de subsidios para aliviar los
altos niveles de deuda de sus compañías.
“China es una economía de ‘no mercado’, lo que afecta las condiciones de competencia en contra de las empresas siderúrgicas privadas”. En este contexto, las firmas siderúrgicas de América Latina enfrentan un campo de juego disparejo al competir contra las empresas chinas y su gobierno, dijo el director de Alacero. En la región las importaciones de este país asiático mantienen una alta participación en el consumo de acero, con 9 por ciento del total.

Perspectiva
En América Latina se tiene la expectativa de cerrar 2018 con un crecimiento en la producción de 3.2 por ciento respecto al año anterior, para ubicarse en 66.3 millones de toneladas.
Para el presidente de Alacero, Jefferson de Paula, la región se encamina a un segundo año de recuperación a pesar de la incertidumbre que dominó a países como México, Argentina y Brasil. Esta situación, aunada a la volatilidad de los mercados financieros, variaciones cambiarias y un proteccionismo global creciente, indujo a una actividad económica más lenta en la región.
Para 2019, añadió, la expectativa de Alacero es que América Latina continúe en la trayectoria de crecimiento.

Milenio Diario