columna de opinión
En fin, un pleito más en Morena.

Que no pasa ni una semana cuando los integrantes del partido Morena dan nota escandalosa. Ya se está convirtiendo en una costumbre que haya pleitos, disputas, pugnas, jaloneos, amenazas de sanciones y ‘show’ entre los integrantes del instituto político que creó e impulsó el hoy presidente Andrés Manuel López Obrador.

Que ahora resulta que los campechanos Manuel Zavala Salazar y José Manuel Aragón García podrían ser sancionados por la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia (CNHJ) del Movimiento Regeneración Nacional por incurrir en violaciones al estatuto del partido durante la sesión convocada a nivel nacional el pasado fin de semana.

Que esa reunión, convocada por los consejeros nacionales encabezados por Bertha Luján Uranga y Rafael Barajas “El Fisgón”, el ex dirigente y actual subsecretario regional de los programas sociales, Zavala Salazar, y el también funcionario federal José Manuel Aragón García, asistieron sin ser consejeros nacionales, pero demás hicieron públicos sus respaldos políticos y ambiciones a través de sus redes sociales.

Que está claro: Zavala Salazar en su afán por quitarle poder a su compañero de militancia, el diputado José Luis Flores Pacheco, ha intentado por todos los medios y bajo cualquier argucia conseguirlo, aunque no ha tomado en cuenta el respeto a los estatutos del partido al que pertenece. En fin, un pleito más en Morena, que se sigue haciendo pedazos luego de su fortuito ascenso en Campeche en el pasado proceso electoral.