Opinión.

DE MENTE SOMOS

LUIS MIGUEL LÓPEZ CUEVAS

La pérdida del proyecto de hijo puede darse por: discapacidad, trastorno, malformación, sexo, homosexualidad, muerte, secuestro, desempleo, accidentes graves, migración, divorcio/separación, etc. o cuando la madre no puede embarazarse y tener hijos, o cuando hay un aborto espontáneo, enfermedad o algún trastorno que le impide hacerlo y médicamente es imposible.

Estos eventos no normativos, no transicionales y no predecibles afectan de manera directa en la toma de decisiones para formar una familia, pero:

¿Cuáles son los requisitos que deberían tener los padres, para adoptar? ¿Cómo saber si los padres están emocionalmente preparados para hacerlo? ¿En qué momento tomar esta decisión? ¿Con base en qué, elegir a un niño? ¿Debe ser necesario e indispensable para ambos? ¿Es una necesidad social? ¿Es un, tenemos que ser padres a como dé lugar? o es llenar un vacío que nunca pudo ser resuelto, dentro de la oquedad emocional de la pareja.

Hablando de las razones suficientes que hacen que la pareja tome una decisión con respecto a la adopción, se pueden presentar razones desde la exigencia social, que como pareja deben de tener hijos, la creencia en donde la mujer, no es mujer si no tiene hijos y no se realiza como tal, la virilidad del padre quien como figura masculina no pudo cubrir ese rol, la pérdida del sentido de pareja ya que de acuerdo a algunas creencias sociales no se realiza sin hijos, es decir una familia sin hijos no es familia.

Desde la emocionalidad de llenar esos vacíos, la culpa por no haberle podido dar hijos a su pareja o a su familia (sobrinos o nietos), para conservar el matrimonio que probablemente necesite un hijo para ser más sólido, es decir un hijo que no deje que el padre se vaya de la casa.

Desde la religión, ya que Dios no quiso que tuvieran hijos biológicos, sino que salvaran a otros niños sin familia y que necesitan la ayuda de esa pareja.

Desde la obligación de hacerse cargo de otros hijos de sus familiares ya que estos no pueden con la responsabilidad y los ayudarán a crecerlos.

Estas y otras razones que hacen que ambos padres o una familia completa tome una decisión tan importante, soslayan la importancia de preparase para adoptar, de revisarse emocionalmente, conocerse para identificar y reconocer, cuáles son las capacidades, habilidades y emociones que como padre requiero para amar a un niño, más que los cuidados básicos, más que ropa y alimentación, o un techo y comida, empezar a crear una historia cuyo principal elemento debe ser el amor; estos significantes fueron creando significados de acuerdo a la cultura que los padres han vivido a lo largo de los años, y que aplican de acuerdo a lo que ellos creen que es mejor para sus hijos.

La concepción ha sido errónea sobre el crecimiento de un hijo adoptivo, y no me refiero, a que en todos los casos sea así, sin embargo, creo que la preparación de los padres está en hacer consciente no iniciar de cero, que el niño que están recibiendo, no es una página en blanco y no pueden escribir sobre lo que ya está escrito o tratar de borrar

recuerdos o memorias, ni guardar silencio y hacer como que jamás pasó nada, creando falacias biográficas, sería como pegar una página sobre otra ya escrita, que al final deberá romperse para conocer la verdad.

En las historias que he escuchado en consulta, un día llega una familia en proceso de duelo, el niño ha descubierto que algo está mal con él y con sus padres, comienza a hacer preguntas sobre las similitudes físicas, de él para con sus padres, hermanos y demás familia, es entonces, cuando la mentira ya no puede sostenerse, los pretextos, salidas con otras explicaciones y demás excusas, ya no funcionan, para algunos afortunados esto, pasa a temprana edad, pero para otros no es así.

“La verdad os hará libres” dijo Jesús a los judíos que habían creído en él; los padres empiezan a manifestar síntomas de miedo, angustia y pese a eso deciden hablar con la verdad, pero ¿cómo decirle a su hijo tan doloroso acontecimiento? ¿Cómo decirle que su madre lo abandonó? ¿Cómo decirle que eran tan pobres que prefirieron regalarlo? ¿Cómo decirle que ya eran muchos y no lo podían mantener y tuvieron que venderlo? ¿Cómo decirle la verdad? Busca ayuda, siempre hay solución, cree en ti.