Ola de calor

23

Después de varios días con altas temperaturas, estas no parece que vayan a dar tregua a los habitantes de México, y se espera que sigan siendo especialmente altas durante los próximos días.
Pese a que se alcanzarán cifras muy altas en los termómetros, el meteorólogo aseguró que no se trata de “unos valores extremadamente altos que puedan romper récord. Todavía no”. Además, recordó que las olas de calor suelen producirse en esta época del año “con mucha regularidad” y que se suelen extender por la mayor parte del país.
En el país, las temporadas con mayor impacto de olas de calor se dan entre abril y julio, los principales riesgos para la población se dan en menores de cinco años, en las personas mayores, en enfermos crónicos, trabajadores agrícolas y mascotas.
Es por ello que aunque la Secretaría de Salud aún no ha reportado casos de golpes calor masivo es importante estar bien hidratados. Las recomendaciones básicas son: evitar salir al sol entre las 11:00 y las 16:00, así como optar por vestir ropa suelta de colores claros y, aunque resulte contradictorio, mejor manga larga, pues protege a la piel de los rayos del sol.
Usar protección solar (con un mínimo de factor 30), permanecer en la sombra y lugares frescos y llevar complementos como gafas de sol, gorras o sombrero.
Las personas mayores sufren de forma más acusada las olas de calor y el principal motivo es que suelen tener disminuida la sensación de sed así como la sensación de tener calor, por eso es tan habitual escuchar a gente mayor decir que sienten algo de frío cuando los demás nos estamos sofocando de calor.
Por supuesto que los perros y gatos también sufren del golpe de calor y estos son mucho más sensibles a las alta temperaturas que los humanos, y un día caluroso puede ser muy peligroso para su vida. El llamado golpe de calor es una subida de temperatura interna del cuerpo del perro/gato, y puede ser mortal para ellos porque no tienen la misma capacidad humana para regular la temperatura de su cuerpo.
Los perros y gatos no pueden regular su temperatura mediante el sudor pues carecen de glándulas sudoríparas extendidas por el cuerpo -como en el caso de los humanos-. Ellos sólo pueden regular su temperatura mediante los jadeos, el sudor que eliminan por las almohadillas de sus patas o el lamido de su pelo en el caso de los gatos. En los días de mucho calor o en los traslados en coche, esta regulación puede no ser suficiente y se presenta el temido golpe de calor, que puede resultar mortal.
Si esto le llega a suceder a su mascota es importante que lo lleve de inmediato al veterinario, pero se puede brindar los primeros auxilios tratándolos de enfriar; pero es importante no hacerlo de golpe porque podríamos complicar aún más las cosas, hay que enfriarlos poco a poco, ante tal situación y la pérdida de sales y azúcares corporales, por lo que también es conveniente restaurarlas.
Esto es tan solo un panorama de lo que sucede con esta ola de calor y que he querido compartir básicamente porque habemos personas que tenemos que trabajar bajo los rayos del sol y debemos de cuidarnos.