Cuando se aprovechan de las necesidades de salud para la raja política

9

Al Tiempo
Martín Acosta Pacheco

Es triste y duele ver a decenas de personas que enfrentan problemas de salud, pero es aún  más lamentable observar a esos falsos adalides que como aves de carroña están al acecho para aprovecharse de la desesperación de y esas necesidades para politizar, para engañar y manipular en un afán inmoral de lograr puestos políticos e ir por una alcaldía o cualquier otro cargo de elección popular.
Me daría mucho gusto ver a esos autonombrados súper héroes que suben a la tribuna del Congreso a desgarrarse la ropa y  a lanzar toda clase de gritos y ofensas, hacer gestión, pero de la buena, a sumarse a un trabajo en  unidad y en vez de alentar protestas exigir, sí, pero también analizar con la inteligencia y no con el hígado la situación que en materia de salud se registra en Campeche.
Caso concreto los problemas que atraviesan los pacientes de hemodiálisis. Es verdad, hay deficiencias en la atención, pero también es justo reconocer que las autoridades estatales hacen lo que está a su alcance, y más, para  atender el problema y para ello, como bien se dijo, se han destinado varios millones de pesos para los tratamientos, aun cuando este tipo de enfermedades son del rango de responsabilidad de la Secretaría de Salud Federal.
No se trata de defender al gobierno, se trata de dejar en claro y evidenciar a aquellos que en un afán de continuar políticamente vivos carroñan con la desesperación de los pacientes. Ahí entre ellos anda una fémina, una de muchas, que en la pasada legislatura fustigó al hoy alcalde por aprobar el matrimonio igualitario, pero hoy es de sus más cercas defensoras y aliadas.
No es cuestionar las necesidades de los afectados por las enfermedades renales, es simplemente dejar en claro que no se debe lucrar con el sufrimiento y la desesperación de la gente, y  peor aún, con fines políticos o de revanchas.
Los diputados reciben dinero para gestión y es ahí donde deben aplicarlo, pero insisto, la atención por parte del gobierno estatal se da y los pacientes reciben esos tratamientos, aunque hay ocasiones en que los proveedores se retrasan con los insumos y ello origina que los tratamientos se suspendan momentáneamente, pero finalmente, como se les explicó, en la pasada sesión del Congreso del Estado, se les atendió.
Es muy lamentable que en ese afán de protagonismo, de ambiciones políticas y de denostar sistemáticamente y por venganzas, se tome como rehenes a quienes sufren por los problemas de salud. Ojalá y en vez de gritar y hacer shows, los diputados se sumen al esfuerzo en las comisiones y gestionen con respeto ante las autoridades correspondientes, eso sí se los valorará la población. Al tiempo.