Habla del quinto partido

26
Gerardo Martino, durante el entrenamiento de la Máquina Celeste del Cruz Azul previo a la jornada 2 del torneo Clausura 2019 de la Copa MX, celebrado en La Noria.

A Gerardo Martino le gustaba jugar bajo la sombra en aquellos tiempos en que brilló como mediocampista de Newell’s. Por ese detalle, sus compañeros de equipo le hacían bromas, incluso los más jóvenes veían muy peculiar ese aspecto. Roberto Sensini, defensor, era uno de ellos, y “lo cargaba por eso”.
Pero más allá de eso, el Tata fue un futbolista respetado, porque siempre cobijó a los nuevos, y ayudó a los de experiencia.
“Yo lo conocí en el año 1985, en 1986 comenzamos a jugar juntos en Newell’s. Él ya era un futbolista que tenía años ahí, yo era un pibe. Nos tocó pasar momentos muy lindos, como lograr un campeonato con Newell’s, luego llegamos a la Final de la Libertadores, aunque la perdimos con Nacional. Después de ahí me voy a Italia a jugar, y él se quedó en Newell’s”, comenta Sensini vía telefónica a La Afición.
Enseguida, hace un paréntesis para hablar sobre su último encuentro con el Tata: “Estuvimos hablando antes de fin de año, estuvimos tomando un café, y él va con muchas ganas, con mucha energía, con ganas de pasar ese famoso quinto partido que por ahí los mexicanos están buscando desde hace mucho tiempo y que ojalá y lo pueda lograr. Fue una decisión muy acertada de la Federación Mexicana de Futbol (contratarlo)”.
Ambos portaron la playera de la selección de Argentina. Sensini con un historial más amplio. “Pasaron muchos años y quedó siempre una amistad, es una persona muy transparente, con mucha personalidad”.
Y es precisamente en este último renglón en el que el repara el ex defensor: “Era un líder, porque era un jugador que tenía cinco años en Primera División cuando a mí me tocó debutar, era el capitán en ese momento. Era una persona en la cual nos apoyábamos, en él, en (Jorge) Theiler, que ahorita trabajan juntos. En esa época estaba también (Abel) Balbo, algunos jugadores a los que después nos tocó irnos a Europa. Y para nosotros era muy importante, porque siempre nos apoyamos en los más grandes, Gerardo siempre nos dio una mano”.
Como futbolista, al Tata se le recuerda como un tipo muy fino, de toque preciso, creativo cuando debía generar.
“Era un jugador que no tenía un gran despliegue físico, pero sí una gran calidad en la cancha, era un mediocampista que antes de recibir la pelota ya sabía en dónde iba a dar el pase, jugadores que hoy son difíciles de encontrar, con una técnica muy buena. Era un jugador de altas condiciones técnicas”.
Sensini confía en que la calidad y el trabajo que Martino sabe hacer reditúe en el Tricolor y pueda lograr lo que él y todos los mexicanos esperan. Por supuesto, se espera un combinado que tenga un estilo, que brinde espectáculo y sobre todo, que gane.
“Es una persona que va a tratar de desarrollar el futbol que a él le gusta, que es jugar bien a la pelota, jugando siempre por abajo, él tiene mucha expectativa porque sabe que va a contar con grandes jugadores de México, y eso a él lo pone muy bien”.
Y entre esos detalles que le agradaron a Martino de la oferta de México, está la fortaleza de la Liga Mx, pues al final, tendrá material para armar un conjunto que pueda ser protagonista en los torneos en los que participe.
“Tienen una Liga muy importante como la Liga mexicana, reúne muchas condiciones para que él haya aceptado la oferta. A los mexicanos, que apoyen a este cuerpo técnico, que donde estuvo ha logrado cosas muy importantes, y creo que lo va a tratar de hacer una vez más en México”.
En su recorrido como entrenador, sus amigos han estado cerca. Sensini es uno de ellos, y por eso afirma que en cada paso que ha dado ha dejado huella.
“Es una persona madura, ha pasado por distintas situaciones, ha dirigido grandes equipos, ha salido campeón en varios lugares. Con la selección Paraguaya tuvo un momento espectacular, en la de Argentina él fue el que tomó la decisión de irse, pero bueno, igualmente ya había logrado poner su sello en la selección”, finalizó el ex defensor.