Chatarra en alta mar

78

La flota de navíos que alguna vez fuera orgullo de la industria petrolera mexicana ahora es un montón de fierros oxidados varados en costas carmelitas, objeto de saqueos, además de contaminar el mar y representar gran peligro para los barcos que navegan cerca, expresó Elías Marín Moguel, representante de los cuatro mil ex trabajadores de la empresa Oceanografía, a quienes les adeuda salarios y liquidaciones.
Con documentos de la Procuraduría General de la República (PGR) en mano, detalló que el valor que la dependencia federal había dado en 2014 a los barcos “Titán II”, “Caballo Azteca”, “Caballo de Trabajo” y “Endeavor”, era superior a los dos mil 600 millones
de pesos.
Dijo que solo el barco “Caballo de Trabajo” fue valorado en mil 55 millones 794 mil 500 pesos, mismo que fuera saqueado el pasado miércoles 13 de diciembre, según reportes del 911 que recibió, alrededor de las 21:00 horas, una llamada solicitando la presencia policiaca en la avenida Paseo del Mar, por Plutón, en la colonia Tierra y Libertad.
Desde la costa testigos observaban dos embarcaciones ribereñas cerca del barco petrolero y varios hombres no identificados retirando objetos de su interior; al percatarse de la Policía Estatal Preventiva (PEP) huyeron mar abierto.
Cabe destacar que la condición de este navío es similar a la del “Titán II”, “Endeavor” y “Caballo Azteca”, este último varado en costas de la carretera rumbo a Sabancuy, cuya tripulación abandonó el barco al semihundirse, quedando sin combustible, deteriorado por la prolongada falta de mantenimiento de cuatro años anclado en la orilla del mar; todos son objeto de rapiña y saqueo.
Marín Moguel comentó que si los barcos hubiesen sido vendidos en su momento habría sido fácil pagar las liquidaciones de 11 mil obreros que tenía la empresa propiedad de Amado Yáñez Osuna, pero en lugar de eso los abandonaron y se convirtieron en chatarra.
Desde la primera nave que encalló, refiriéndose al “Titán II”, se ha solicitado a las autoridades federales y al juez federal del concurso mercantil una sanción a los responsables pero todos se hacen de la vista gorda y el problema sigue sin ser resuelto.

Información: Félix Marín