Vocación por el brillo

22

Jesús Solórzano Balboa
*Ha pasado 40 años trabajando como bolero en el mercado
*Nunca ha pensado en qué oto oficio desempeñarse

Jesús Solórzano Balboa a sus 70 años aún llega desde muy temprano al Mercado Principal “Pedro Sainz de Baranda”, desde hace más de 40 años, para seguir ejerciendo el oficio de bolero que le ha permitido sacar adelante a su familia y tener una innumerable cantidad de clientes y conocidos.
A lo largo del tiempo se ha convertido en todo un personaje, junto con otros 10 compañeros boleros, asegura que por nada cambiaría esta actividad que continuará realizando hasta que las fuerzas se lo permitan, pues es parte de su vida.

¿Cómo es que llega al mercado principal a ejercer este oficio?
Fue hace muchos años, más de 40, apenas estaba iniciando el Sainz de Baranda y no estaba así como lo conocemos hoy, casi no tenía nada, era un solo edificio, y nosotros los boleros no estábamos aquí (junto al paradero del Transporte Urbano Municipal), sino más adelante, donde está el estacionamiento un poco más hacia adentro, desde ese entonces me mantengo aquí.

¿Cómo ha vivido los cambios que se han dado en este centro de abastos?
Me ha tocado ver cómo ha crecido el mercado, también como ha sido dañado por los huracanes, cuando nos pasaron para esta área porque construyeron más locales en la parte del frente, algunos daños que siempre ha tenido nuestro equipo de trabajo, porque antes teníamos sillas de madera y no había forma de protegerlas de la lluvia.
Hace poco nos dieron estas nuevas sillas de metal, y aquí vamos a seguir trabajando.

¿Sigue llegando la gente hasta ustedes para lustrar sus zapatos o se ha estado perdiendo esta costumbre?
Afortunadamente la gente sigue teniendo esa costumbre de venir con nosotros a que les demos “grasa” a sus zapatos, porque estamos en el mercado, en cualquier momento pueden pasar, cuando van rumbo a su trabajo, se detienen un rato, aprovechan a platicar, leer el periódico del día mientras comentan las notas, lo que sucede en la ciudad.
Todavía hay trabajo, y aquí seguiré viniendo todos los días mientras pueda, me gusta el oficio y nunca pensé dedicarme a otra cosa que no sea de bolero.