Participará Campeche en exploración subacuática

13

Campeche se encuentra incluido en el proyecto “Gran Acuífero Maya”, en el cual se generarán videos que contribuyan al trabajo en sitios como cenotes y cuevas inundadas, ya que no se alteran esos frágiles ambientes, ni los materiales culturales que se encuentran en algunos de ellos, informó el arqueólogo subacuático del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Guillermo de Anda Alanís.
El responsable del proyecto indicó que el censo contempla videos inmersivos de espacios que dentro de la cosmovisión de los mayas, antiguos y presentes, son un umbral sagrado que posibilita la comunicación de un plano cósmico a otro.
Detalló que el proyecto abarca los 145 mil kilómetros cuadrados, divididos entre los estados de Campeche, Yucatán y Quintana Roo. Expuso que en este proyecto se empleará un programa computacional capaz de procesar miles de imágenes fotográficas que se capturan desde varios ángulos, a fin de crear modelos en tercera dimensión, tanto de los materiales como de los contextos que los contienen.
“Estamos hablando que el “Gran Acuífero Maya” es un proyecto multidisciplinario que ha iniciado con la localización de sitios en superficie y la toma de muestras de agua en algunos de ellos”, manifestó.
Explicó que la iniciativa tiene un componente antropológico que busca comprender la relación entre las poblaciones mayas actuales y el cenote.
“Es decir, sobre el respeto o no, que se mantiene sobre estos sistemas que son símbolo del inframundo, de la dualidad día-noche, frío-calor, esterilidad-fertilidad y vida-muerte”, dijo.
De igual manera se busca que la información obtenida en el proyecto complemente en parte el esfuerzo de la Subdirección de Arqueología Subacuática.
“Todo ello va enmarcado en el proyecto denominado Atlas Arqueológico Subacuático para el Registro, Estudio y Protección de los Cenotes en la Península de Yucatán”, añadió.
Mencionó que por esa razón, se proporcionaron las cédulas que se utilizan en ese tipo de exploraciones y que fueron implementadas por la Subdirección en conjunto con la Dirección de Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicas del INAH. Indicó que esos trabajos complementarán la base de datos iniciada por el INAH , cuya base reside tanto en un sofisticado programa como en la pericia de los arqueólogos subacuáticos, porque se requiere de las habilidades del espeleólogo, del buzo y de la técnica arqueológica para registrar contextos a 30 metros de profundidad, bajo mínimas condiciones de luz y con oxígeno en cuenta regresiva, como la puesta en marcha de un reloj de arena.