Por Rosendo Balán Caamal

CALKINÍ.- Con el sonar de los timbales, las trompetas y clarinetes, bajo los acordes de los “Aires yucatecos” que entonó la Orquesta Jaranera “Noh Beh” de Hecelchakán, así como el chillar de los “xana kehueles” inició la magna vaquería, como parte de las actividades de la XXVI Feria Artesanal y Cultural, en el marco del 99 aniversario de la titulación de Calkiní como ciudad.
Las hermosas mestizas lucieron los multicolores ternos y los galantes caballeros el traje albo en el evento que se llevó a cabo en la plaza principal, que fue concurrida por los calkinienses, así como visitantes, para vivir una de las tradiciones más arraigadas de esta región.

Niños también demostraron su destreza en el baile típico.

Distintos grupos jaraneros, originarios de comunidades de este municipio y del vecino estado de Yucatán se dieron cita en esta noche mágica, en la que a pesar de las bajas temperaturas, mantuvieron el interés de los asistentes que disfrutaron de los concursos de jarana y del “baile de la cabeza de cochino”.
Entre los participantes estaban los grupos jaraneros “Blanca Paloma” de Cuch-Holoch, Yucatán, así como de la villa de Maxcanú, de las diferentes escuelas de danza, que de igual modo recibieron los aplausos y la respectiva diana de parte de las orquestas jaraneras, que interpretaron lo mejor de su repertorio.
La magna vaquería arrancó con los “Aires yucatecos” y de ahí, la orquesta “desgranó” lo mejor de su repertorio interpretando bonitos mosaicos jaraneros, para finalmente ejecutar melodías como “El timbalero” y el “Chinito Koy Koy” que fueron auténtica prueba para los bailadores mostraran su talento y habilidades en la ejecución.
Bajo los acordes de la orquesta jaranera “Noh Beh”, los danzantes realizaron vistosas evoluciones, dando una muestra de sus destrezas y habilidades en la ejecución de las difíciles piezas de jarana al ritmo de 3 por 4 y 6 por 8,bajo la mirada acuciosa del jurado calificador que tuvo una delicada tarea. Las actividades llegan a su fin este domingo.