Inversión extranjera directa cayó casi 9%

6

Silvia Rodríguez/México

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) informó que en 2017 la inversión extranjera directa (IED) a México cayó 8.8 por ciento con respecto a 2016, debido a menores flujos hacia sectores como la industria química, plásticos y bebidas.
Durante la presentación del estudio “La inversión extranjera directa en América Latina y el Caribe 2018”, la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, indicó que no obstante la mencionada caída en la IED, el dinamismo se mantuvo en el sector automotriz, a pesar de la coyuntura con Estados Unidos (principal proveedor de IED al país), lo cual se puede atribuir a que los flujos ya estaban comprometidos, así como a las inversiones provenientes de Europa y Japón.
Sin embargo, también resaltó que México ha quedado rezagado en el sector electrónico, pues no se han creado capacidades en la industria de semiconductores, componentes que son vitales para la industria automotriz.
La secretaria ejecutiva explicó que la industria electrónica está especializada en productos de consumo final, como televisores, y México es líder en exportaciones (segundo en equipos electrónicos, tercero en computadoras y quinto en equipos de comunicaciones), pero se concentra en actividades de ensamblaje.
“Esta especialización no ayuda a la creación de capacidades en una industria clave para la revolución tecnológica en curso”, expuso.
La funcionaria de la Cepal abundó en que, en la mayoría de los casos, las empresas transnacionales de la industria electrónica han dejado a México fuera de las actividades de investigación, desarrollo, innovación y diseño de nuevos productos.
“El 97 por ciento de los componentes electrónicos utilizados por la industria en México es importado, la estructura de las importaciones evidencia la falta de proveedores de alta tecnología requeridos por la industria mexicana”, puntualizó.
El informe del Cepal enfatizó que sectores como las energías renovables, telecomunicaciones y fabricación de automóviles son ejemplos de cómo la IED puede contribuir a diversificar la estructura productiva, mejorar capacidades locales, crear empleo de calidad y generar encadenamientos con proveedores locales y regionales.
En este sentido, el organismo destacó las inversiones, cada vez mayores, del sector automotriz en México y Brasil, o las manufacturas y servicios para la exportación en Centroamérica y la República Dominicana; sin embargo, estos casos son todavía insuficientes para conseguir una transformación productiva en la región.
En América Latina y el Caribe, la IED cayó por tercer año consecutivo, al sumar 161 mil 673 millones de dólares, 3.6 por ciento menos que el año anterior y 20 por ciento por debajo de lo recibido en 2011.
Este descenso se explica por menores precios de los productos básicos de exportación, que han reducido significativamente las inversiones en las industrias extractivas y por la recesión económica que se registró en 2015 y 2016, principalmente en Brasil.
Programas, “factibles”
Entre las propuestas que han planteado el virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, y su equipo, la representante de la Cepal destacó que el programa de pensiones es factible, pues si se ha visto en países como Bolivia, Chile o Argentina, no ve por qué no sea posible lograrlo en México, ya que se ha explicado que se llevará a cabo con ahorros y un mejor manejo del gasto corriente, y eso ya lo hizo cuando fue jefe de Gobierno en Ciudad de México.
Consideró que el programa destinado a jóvenes es fundamental y más en coordinación con el empresariado, puesto que ahí se estará invirtiendo en el futuro, con el retorno al emprendedurismo y el aprendizaje.

Milenio Diario