Segundo tiempo

16

En los próximos días, el titular del Ejecutivo estatal enviará al Congreso local las iniciativas de las Leyes de Ingresos y del Presupuesto de Egresos del Estado de Campeche para el ejercicio fiscal 2018, luego de que la Cámara de Diputados aprobara el Presupuesto de Egresos de la Federación 2018, cuyos alcances serán detallados esta semana por el equipo económico y de planeación del Gobierno del Estado.
En el año que termina, o sea 2017, ambas normas quedaron estipuladas en los 19 mil 277.5 millones de pesos. De ahí que las iniciativas que el gobernador presentará al Poder Legislativo para su análisis, discusión y posterior aprobación, anticipan cifras finales congruentes con las capacidades financieras federales y estatales; una mezcla de recursos de entrada y salida que van a permitir a Campeche avanzar en su proyecto de desarrollo.
Las que Alejandro Moreno presentará al Congreso local, no hay de otra, serán iniciativas realistas que parten de los recursos aprobados para el Estado de Campeche por el Congreso de la Unión, que se sumarán a la capacidad de recaudación que estime el Ejecutivo campechano. El sano equilibrio entre lo que entra y lo que sale de las arcas.
El monto mayor en la iniciativa de Ley de Ingresos se relacionará con las participaciones y aportaciones federales plasmadas en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2018, resultado de la intensa gestión desplegada por el gobernador con el apoyo absoluto de todos los legisladores federales que representan al estado en el Congreso de la Unión, salvo una excepción.
Un punto sensible de la iniciativa de Ingresos tiene que ver con los recursos que el Ejecutivo captaría de manera directa, como es el caso de los impuestos, que a la postre simboliza la entrada mayor de dinero por esta vía y dónde los obligados deben contribuir solidariamente. En este contexto, surge una interrogante: ¿habría nuevos impuestos o incremento de éstos?
Del mismo modo, se establecen desde ahora diversas conjeturas para entender de qué manera y bajo qué condiciones pretende Alejandro Moreno Cárdenas gastar estos recursos. Por principio de cuentas, cada peso que se utilice para obras y demás acciones de gobierno, sin duda, estará fiscalizado a plenitud. Nada con la corrupción y la opacidad; el sello de la casa.
Si se desmenuza en proporciones, el monto mayor del total del Presupuesto de Egresos que proponga el Ejecutivo estatal para el próximo año, provendrá de ingresos propios y participaciones federales, así como de aportaciones y transferencias federales. El gasto programable y el no programable serán distribuidos en los cinco ejes rectores que hacen palanca en el gobierno de Moreno.
Dentro del gasto programable, el eje rector donde girará en buena medida la política de gobierno de AMC, es el que se relaciona con Igualdad de Oportunidades, que para el próximo año tendría un importante impulso para avanzar en el mejoramiento de la calidad de vida de la gente y las posibilidades de que miles de familias campechanas den un paso trascendental en la lucha contra la pobreza y la marginación.
Un tema sin duda de mucho octanaje si se analiza que todo gira alrededor de intereses electorales pero ninguno por encima del bienestar de los campechanos, es la actitud que asuman los legisladores, porque independientemente del partido al que pertenezcan, deben actuar con ética política, que al final de cuentas es lo que hace la diferencia entre el buen político y el político chafa que sólo busca privilegios y oportunidades para tumbar caña.
Lo que está en juego en las Leyes de Ingresos y Presupuesto de Egresos del Estado 2018, se llama Campeche. El pueblo no es tonto y sabe distinguir la responsabilidad conferida a sus representantes populares cuando ésta se acrecienta a favor de la gente, jamás para obstaculizar y convertir el bienestar de las familias en moneda de cambio.
No es posible que aquéllos diputados que muestran indiferencia en estas tareas o que critican sin proponer nada, son los que en muchas de las veces son los primeros en vociferar “cositas” dentro y fuera del recinto parlamentario, que en nada ayudan al trabajo camaral, y lo peor, con su postura incumplen con sus responsabilidades por las que cobran sin distingo de partido. Y muy bien.
En los últimos días, se ha observado al mandatario estatal visiblemente relajado, satisfecho de lo alcanzado en el primer tiempo de la definición del presupuesto para Campeche. En el tiempo complementario, con la confianza del buen trabajo de los legisladores locales, debe establecer reglas del juego claras priorizando los temas fundamentales para el estado, bajo la premisa de alcanzar el mayor número de satisfactores sociales para la población. Y no se duda que por allí van a ir las iniciativas que actualmente se construyen.