Pobres ricos y ricos pobres

45

BUFFETE JURIDICO
JOSÉ LUIS RIPOLL G.

Suele definirse la riqueza como la abundancia de recursos con valor, posesiones materiales o el control de tales activos, por lo general concretados en forma de dinero y propiedades (bienes muebles e inmuebles); o como el conjunto que se posee, especialmente dinero, bienes o cosas valiosas. Por su parte, a la inversa se considera pobreza la ausencia de riqueza en mayor o menor cantidad, es decir, la pobreza extrema es la situación o condición socioeconómica de la población que no puede acceder, a los recursos para satisfacer las necesidades físicas o materiales, incluso psíquicas, básicas que permiten un adecuado nivel y calidad de vida, tales como la alimentación, la vivienda, la educación, la asistencia sanitaria, entre otros.
Según la idea dominante de la mayoría de las personas, rico es quien más dinero y bienes posee. Sin embargo la frase en comento propone otra definición: rico no es quien más bienes posee, sino quien menos necesita. Los que tienen mesurados deseos de multiplicar sus bienes son verdaderamente ricos, en sentido contrario, quienes no pueden dejar de anhelar incrementar sus deseos de obtener, son pobres porque nunca se conformaran con lo que tienen. A esto apela la idea de Platón. En materia de riqueza debemos tener cuidado, de no ser pobres, pero tan pobres, que lo único que se tenga sea dinero.
El tema de la distribución de la riqueza económica ha servido para demostrar que ésta realmente se encuentra concentrada en pocas manos. En palabras de Winston Churchill: “El defecto del capitalismo es la desigual distribución de la riqueza; y la virtud del socialismo es la igual distribución de la miseria.”
Hoy día, los viejos sistemas económicos definidos en los últimos tres siglos han entrado en crisis ante la insuficiencia práctica de una vida digna, un mínimo vital. El colapso del socialismo encumbró aparentemente al libre mercado tutelado por el neoliberalismo económico. No obstante ello, se vive actualmente una crisis neoliberal de dimensiones insospechadas. Estas vicisitudes ponen en entredicho las definiciones de riqueza y pobreza.
Se relaciona riqueza con desear poco. No es ser conformista, mediocre ni pobre de espíritu. Es ser realmente rico cuando no se necesita mucho para ser feliz. Desear poco porque realmente se está consciente que no se necesita tanto.