Se interrumpe suministro de agua por fallas de CFE

18

El titular del Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Carmen (Smapac), Roberto Figueroa Rueda, expuso que la escasez de agua que se presenta en la Isla del Carmen se debe a que el nuevo acueducto solo trabaja a la mitad de su capacidad por causas que aún no se han solucionado por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), lo que ha provocado la quema de motores de las bombas que surten a la isla del vital líquido por altibajos de corriente.
Aseveró que el servicio de la CFE que dota de energía a los cárcamos de bombeo de los dos acueductos, “es deficiente y patético”, y una muestra de ello es que en las últimas tres semanas se han quemado dos motores y un transformador en Chicbul, Plan de Ayala y Checubul, por los altibajos de corriente.
Precisó que el lunes se interrumpió el servicio eléctrico por más de siete horas, sin que la CFE diera una explicación de la falla, esto generó que los dos sistemas de tuberías quedaran paralizados por todo ese tiempo, pero que llegue la corriente a las líneas no significa que de inmediato la ciudad tendrá el suministro, pues hay que iniciar con el bombeo sectorizado para que la presión dentro de los tubos se normalice y eso lleva varias horas más.
Al respecto comentó que la reparación de los motores dañados debe ser cubierta con recursos del Smapac, pues la CFE pone muchas trabas burocráticas para hacerse responsables a pesar de que fue la sobrecarga de energía lo que quemó las unidades.
Ante esta situación comentó que el mal funcionamiento del nuevo acueducto Paralelo Chicbul-Carmen es la causa de que la mayor parte de las casas de la Isla no tenga una presión adecuada de agua en sus tuberías pues sólo el viejo acueducto funciona adecuadamente.
La demanda es de 500 litros por segundo como mínimo.
en los tubos que traen el vital líquido desde los pozos en la comunidad de Chicbul, pero el nuevo acueducto sólo envía 220 y el viejo acueducto 120, lo que resulta insuficiente para dotar de agua a toda la isla.
“El nuevo acueducto que tiene seis años de inaugurado debería trasladar por si solo los 500 litros por segundo, y dejar de reservar el agua que trae el viejo acueducto, pero la realidad es que la obra que costo más de mil millones de pesos, opera a un 50 por ciento de su capacidad”, puntualizó.

Información: Gabriel Viche