ITC, a la vanguardia en educación superior

7

A propósito de mantener a la vanguardia al Instituto Tecnológico de Campeche (ITC) y posicionarlo entre las mejores opciones de educación superior, actualmente se llevan a cabo procesos de certificación de cada uno de sus planes de estudios.
Alma Rosa Centurión Yah, directora del ITC informó que actualmente se gestionan estos procesos de certificación y calidad con diversas instituciones como la asociación de Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior (CIEES), el Consejo de Acreditación de la Enseñanza de la Ingeniería (CACEI) y la Acreditadora Nacional de Programas de Arquitectura y Disciplinas del Espacio Habitable (ANPADEH), entre otras.
Actualmente el CIEES evalúa las carreras de Ingeniería Civil e Ingeniería en Sistemas Computacionales, cuyo resultado se espera en octubre próximo.
“Hasta ahora llevamos dos carreras ya reconocidas por este organismo evaluador, reconocidas tanto por programa de estudios como por su aplicación de calidad. Se trata de Ingeniería Mecánica e Ingeniería en Administración”.
Próximamente –agregó– se continuará con los trabajos para lograr la certificación de los planes de estudios de Ingeniería Ambiental y una segunda evaluación de calidad para la carrera de Arquitectura.
Centurión Yah consideró que en los tres años que lleva a cargo de la dirección del ITC, se han registrado avances significativos tanto en el ámbito académico como de infraestructura.
Citó como ejemplo la remodelación y equipamiento para las redes del laboratorio de cómputo, así como el laboratorio de química, los alumnos de ciencias básicas e ingeniería civil con recursos autorizados en 2017 por cerca de 24 millones de pesos a través del Programa “Escuelas al Cien”.
De igual manera se llevó a cabo la construcción del Aula Magna y del Centro de Información, además de otras acciones de mantenimiento en diferentes áreas de la institución.
Para concluir, la directora recordó que por su ubicación frente al mar, el Instituto Tecnológico de Campeche representa un desafío de mantenimiento constante debido al efecto corrosivo que incrementa el deterioro de las instalaciones y su mobiliario.

Información: Noemí Heredia Bernés