Alto riesgo de glaucoma por la presencia de diabetes

35

El riesgo de padecer glaucoma, derivado de la diabetes, cada vez es mayor entre los campechanos, pues, tan solo en lo que va del año se registran prácticamente 2 mil casos nuevos en la entidad.
La oftalmóloga Jeanette Álvarez y Mena Brito, subespecialista en Glaucoma, explicó que es una enfermedad ocular que deteriora gradualmente la vista, que por lo general no presenta síntomas y por ello es sumamente importante que el paciente diabético se realice exámenes oculares de manera periódica.
“Sin el tratamiento adecuado, el glaucoma puede ocasionar ceguera, de modo que lo ideal es la detección temprana para poder prevenir la pérdida de la vista”, expresó.
Precisó que afecta a personas de todas las edades, sin embargo, dijo que se recomienda iniciar con una revisión anual en pacientes de alto riesgo, es decir, aquellos mayores de 40 años de edad, pacientes con ascendencia africana o latinos, familiares de pacientes con glaucoma, personas con miopía, pacientes con hipermetropía, personas con diabetes mellitus o hipertensión arterial, con cardiópatas y uso crónico de esteroides, por ejemplo, la prednisona.
La especialista afirmó que, si bien la mayoría de los glaucomas son asintomáticos, en casos graves de glaucoma el paciente puede presentar visón borrosa, dolor de cabeza, dolor ocular, náusea o vómito, así como la aparición de círculos de colores alrededor de las luces brillantes, pérdida de la visión repentina y ojo rojo.
“En la mayoría de los diferentes tipos de glaucoma, el sistema de drenaje del ojo se obstruye de manera que el líquido intraocular no puede drenarse, por lo que a medida que el líquido se acumula, aumenta la presión intraocular. Esta presión alta es lo que daña el nervio óptico, el cual es muy sensible, y ocasiona la pérdida irreversible de la visión”, indicó.
La oftalmóloga Jeanette Álvarez y Mena Brito reiteró el llamado a la población en general a no descuidar su salud, sobre todo, cuando se trata de los ojos y por ello, exhortó a acudir al oftalmólogo para un chequeo al menos una vez al año.

Información: Noemí Heredia Bernés