Alarma la falta participación de donadores altruistas

15
Una sola transfusión puede beneficiar hasta tres personas a través de las plaquetas, eritrocitos completos y plasma

De los 450 donadores que mensualmente asisten al Banco de Sangre del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ninguno de ellos corresponde a donadores altruistas, lo que resulta alarmante, pues a diario cientos de personas están a la espera de una oportunidad para mejorar su calidad de vida, señaló el Químico Fernando Chalchi Peña, jefe de laboratorio del Banco de Sangre.
En entrevista detalló que la donación de sangre es un procedimiento médico por el cual a una persona voluntaria, no remunerada económicamente, se le realiza una extracción de sangre que luego se inyecta a través de una transfusión a otra persona y aunque la mayoría desconoce la importancia de esta aportación, una sola transfusión puede beneficiar hasta tres personas a través de las plaquetas, eritrocitos completos y plasma.
“Realmente la cultura de la donación no existe en Campeche y lo vemos a diario en las personas que llegan al banco de sangre, pues solo acceden a la donación aquellos familiares con un paciente en riesgo o en cirugía y también están aquellos quienes acceden a cambio de un reembolso económico, y justamente eso es lo que necesitamos cambiar en las personas, su sentido humanitario para ayudar al prójimo”, explicó.
En este sentido, exhortó a la ciudadanía para acercarse a la unidad central para participar de forma altruista en la salud de muchas personas que requieren de sangre, pues se encuentran en procesos de hemodiálisis o no cuentan con familiares que los apoye, y aunque aceptó el proceso es un poco tardado debido a los análisis e historial médico que se realiza para corroborar que se trate de un candidato apto para la donación.
ACLARACIÓN
En el caso de las perforaciones estéticas de piel (piercing) o tatuajes, aclaró que sí pueden ser donadores de sangre después de seis meses de habérselo realizado, esto debido a la ventana de tiempo que se debe esperar para constatar que el contacto con agujas y otros metales no haya provocado un contagio de VIH-Sida. Del resto, todas las personas pueden donar sangre cada tres meses sin mayor complicación para su salud y con la satisfacción de haber ayudado a alguien más.

Información: Anabel Martínez Torres