Veneran feligreses descenso de Cristo Negro de San Román

52
Entre cantos de adoración y alabanza, oraciones y vítores, el crucifijo fue colocado en la base de Novenario de las Rogativas desde el altar principal

El Cristo Negro de San Román descendió de su altar para presidir el Novenario de las Rogativas, acto de fe que se suma a las actividades jubilares y que por tradición marca el periodo en que los fieles pidieron a Dios, pesca, cosechas, así como la protección en el mar.
El proceso para adorar la imagen religiosa inició tras la misa del medio día en el santuario del mismo nombre y se prolongó por más de una hora, entre cánticos y vivas por parte de los feligreses.
Integrantes del gremio de colaboradores, bajo la supervisión del presbítero Martín Mena Carrillo, rector del Santuario del Cristo Negro, realizaron las maniobras para colocarlo frente al altar principal y permitir que los asistentes se acercaran a venerarlo.
Por varios minutos gente de todas las edades se formó para besar los pies, orar, pronunciar letanías y tocar el manto del señor de San Román.
Más tarde le fue colocado el sudario de estreno para la “Fiesta de las Rogativas” que en esta ocasión fue donado de manera anónima por una familia devota.
Entre cantos de adoración y alabanza, oraciones y vítores, el crucifijo fue colocado en la base del Novenario desde el altar principal.

NOVENARIO
Las Rogativas es una de los festejos religiosos de mayor tradición del barrio de San Román, en que los campesinos pidieron a dios abundancia en sus vidas.
El novenario inició el día de ayer y culminará el domingo 27 de mayo con una misa de procesión a las 20:30 horas, en que de nueva cuenta la imagen será elevada al retablo mayor del santuario. Para finalizar, el padre rector del Santuario, presbítero Martín Mena Carrillo recordó que durante la celebración se ofrecerán rosarios y misas a partir de las 18:00 horas.

Información: Noemí Heredia Bernés