Procesión de la Virgen de Fátima en Tenabo

26

Como cada año, la imagen de la milagrosa Virgen de Fátima fue paseada en procesión por las principales calles de la colonia con el mismo nombre.
Ni los candentes rayos del sol evitaron que los feligreses hicieran el recorrido, entre alabanzas y el sonar de los voladores que pusieron un toque especial a estas actividades.
Previamente, el presbítero Efraín Jiménez Jiménez ofició la misa en el salón social de este populoso suburbio.
Desde las primeras horas de ayer, las serenatas y Mañanitas a la Virgen de Fátima no se hicieron esperar; de igual modo, la visita a la capilla y, por lo consiguiente, al pocito para recibir un poco de la milagrosa agua, comprobándose una vez más que “la fe mueve montañas”.
Después de la misa, siguió la procesión a la Virgen de Fátima por las principales calles, que estuvo encabezada por los presbíteros Efraín Jiménez Jiménez y Juan Eliodoro Kantún, acompañados de representantes de los grupos católicos, gremios y feligreses que demostraron su fe a la milagrosa imagen. Además, la comunidad católica felicitó al religioso Jiménez Jiménez.
Son varias anécdotas que recordaron los devotos, como la de aquella niña sujeta a una rigurosa dieta por la facilidad que podría contraer alguna enfermedad estomacal. Un leve descuido era suficiente para hacerle sucumbir ante una terrible “colerina” que era su mal crónico.
No obstante el tratamiento médico, no cedía su enfermedad; sin embargo, un suceso inusual iba a cambiar su destino, cuando surgieron en los cimientos de un futuro templo un remanso de aguas medicinales.