Primera comunión de niños con discapacidad

44

En la parroquia de la Natividad de Nuestra Señora de Bécal, un total 24 niños y niñas con discapacidad recibieron el cuerpo y la sangre de Cristo.
Durante la ceremonia religiosa, los padres y padrinos de los neocomulgantes agradecieron esta oportunidad que reciben los pequeños, al tiempo que el presbítero Marcelino May Canul resaltó que “Dios no juzga por las apariencias. No es fácil entender sus planes, pero Dios tiene una misión para cada persona que viene a este mundo y todas parten del amor”.
En su homilía, el sacerdote se refirió a los niños discapacitados como unos “angelitos”, que saben su misión y sus virtudes son la fe, la esperanza y la caridad, además de otras, todas gobernadas por el amor, “ellos han sabido perdonar y con paciencia pasan la vida iluminando a todo aquel que los ha querido amar”.
Antes de concluir la misa, los niños recibieron crucifijo. Después se realizó un convivio en el convento de la parroquia.
En esta primera celebración religiosa de este tipo en este año, los niños que celebraron su primera comunión son de toda la región del Camino Real, así como el personal del Centro de Atención Múltiple (CAM) número 6 de Calkiní, que dirige Susana Pérez Hernández.

Información: Rosendo Balán Caamal