Oraciones para la abundancia de fe

128
Cristo negro
Entre cantos de alabanza, el Cristo Negro fue colocado en la base del Novenario de las Rogativas, en el altar principal.

El Cristo Negro de San Román descendió de su altar para presidir el Novenario de las Rogativas, una de las fiestas más antiguas del barrio donde los fieles piden a Dios buena pesca, cosecha y abundancia de fe.

El procedimiento para bajar la imagen inició al concluir la misa del mediodía en el Santuario de San Román y se prolongó más de una hora entre cantos y vivas de la feligresía.

Integrantes del Gremio de Colaboradores supervisados por el presbítero Martín Mena Carrillo, rector del Santuario del Cristo Negro de San Román hicieron las maniobras para colocarlo frente al altar principal y dar oportunidad a la gente de venerarlo.

Por varios minutos personas de todas las edades se formaron para besar los pies y tocar el manto del Cristo Negro con oraciones en los labios, letanías de fe y de ruego.

Al finalizar la ceremonia le fue colocado el sudario de estreno para la Fiesta de las Rogativas, que en esta ocasión fue donado por una familia devota.