Obispo comparte mensaje de amor

25
Exhorta a cumplir mandatos de Dios
José Francisco González González encabezó la misa que se realizó ayer domingo en la Catedral de Campeche.

Ayer domingo VI de Pascua se refrendó la importancia del Espíritu Santo en la comunidad creyente, tal como se señaló en las dos lecturas y en el evangelio, donde indica que desde tiempos antiguos hasta la actualidad es importante la espiritualidad, expresó el Obispo de Campeche, José Francisco González González.

“Pese a hacer cosas externas y ser creyente, sino dejamos que el espíritu nos transforme no se llegará a la salvación”, agregó.

En la Catedral de Campeche, los feligreses acudieron con gusto al encuentro del Señor por medio de la comunión después de las dos lecturas y el evangelio, los cuales se centraron en reiterar la importancia de transformarse a la espiritualidad y el poder del Espíritu Santo, para que Dios se manifieste y se acabe con la oscuridad que se vive actualmente.

Dijo que hay países católicos y cristianos en los cuales se vive una densa oscuridad al estar llenos de corrupción y delitos, lo que refleja la falta de espiritualidad de sus habitantes. Lamentó que a veces se preocupan más por cosas materiales que por lo espiritual, por ejemplo, en el caso del incendio en Notre Dame la población se preocupó más por la pérdida cultural, que el simbolismo e importancia religiosa que este lugar tenía.

“El que me ama cumplirá mis palabras y mi Padre le amará y vendremos a hacer nuestra morada”, señaló que la palabra de Dios en ese día en el que Jesús comenzó a despedirse de sus apóstoles, prometiéndoles la venida del Espíritu Santo para lograr cumplir con el mandamiento del amor y permitir que logremos hacer un espacio en nuestro interior para él.

“Cuando amamos de verdad evitamos disgustos para la persona amada, procuramos decirle que le amamos, se lo demostramos haciéndoles sentir bien, haciendo lo que les agrada y cada vez más sin que nos lo pida, vamos uniendo el mismo querer.

Con Dios sucede algo parecido, nos vamos uniendo a Él en la medida que cumplimos su voluntad, y poco a poco, si perseveramos en ese camino, el día menos pensado comenzamos a actuar según piensa la persona amada. Es la unión de voluntades y la unión del mismo amor”, detalló.

Por último, exhortó a que el Espíritu Santo anime a los feligreses a vivir conforme al querer de Dios, que aprendan a amar y se lo demuestre con las obras.