El Obispo de Campeche presidió la misa en la Catedral con motivo de la llegada de la santa imagen peregrina, una de las cinco que consagró el Papa.

Fe y júbilo se fusionaron la noche del pasado martes en la Catedral de Campeche, durante la celebración eucarística con motivo de la llegada de la imagen peregrina internacional de Nuestra Señora de Fátima, consagrada por el Papa Francisco con motivo del centenario de las apariciones en Portugal.

Previo a la misa que presidió el obispo de Campeche, monseñor José Francisco González González, los feligreses se sumaron con devoción a la bienvenida de la imagen.

En primer lugar, se llevó a cabo un emotivo rosario por el cual se formó una hermosa ofrenda floral de rosas blancas y roja, y posteriormente un momento de gran importancia para la fe de los católicos fue la vivencia de una hora santa, en la que se solicitó la intercesión de María, la madre de Dios, en su advocación de Nuestra Señora de Fátima, para que se fortalezca la paz y la justicia en el país, así como por la unión de las familias y el respeto a la vida.

Cabe mencionar que durante la hora santa como durante la Eucaristía, se colocaron en el altar las imágenes de los inmaculados corazones de Jesús y de María, devociones a las que se encuentra consagrada la Diócesis de Campeche.

Durante la celebración de la misa, González González expresó que es motivo de gran alegría recibir la imagen peregrina, una de las cinco que consagró el Papa Francisco para enviarlas a los continentes del planeta para fortalecer la fe y pedir a Dios por la reparación de los daños ocasionados por los pecados de la humanidad.

Al finalizar, el Obispo obsequió a los feligreses escapularios benditos de Nuestra Señora de Fátima, los cuales representan el compromiso con esta devoción y la disposición de orar constantemente por la paz y la salvación de la humanidad.

Por: Noemí Heredia Bernés.