Culminan fiestas en honor a San Antonio de Padua

20
Leales a su fe, los jaraneros no faltaron a la gran fiesta en Samulá

En un ambiente pletórico de alegría y devoción, la comunidad de la Parroquia de San Antonio de Padua en Samulá, culminó por todo lo alto sus fiestas patronales.
Para clausurar la celebración se llevó a cabo la misa presidida por el Obispo de Campeche, monseñor José Francisco González González, en la cancha de usos múltiples del poblado.
Ahí, la grey católica se regocijó con los niños y jóvenes que recibieron los sacramentos de Primera Comunión y Confirmación, de manos de monseñor González González.
Después de la celebración eucarística, los feligreses se sumaron en procesión por las principales calles de la comunidad con la imagen del patrono, San Antonio de Padua y finalizaron con una gran convivencia en la que, como ya es costumbre, no faltó el colorido del grupo de jaraneros samuleños.

FESTEJO TRADICIONAL
Cabe destacar, que la fiesta de San Antonio de Padua es una de las que mayor arraigo tienen en el Decanato San Román, de la Diócesis de Campeche y que se caracteriza por el júbilo y participación de su gente.
Ejemplo de ello fue la cabalgata con la participación de la Asociación de Charros de Samulá, que marcó el inicio del novenario, así como la participación de más de una decena de gremios con sus rosarios, misas y festivales.
Sacerdote de la Orden Franciscana, predicador y teólogo, San Antonio nació en Portugal, pero adquirió el apellido por el que lo conoce el mundo, de la ciudad italiana de Padua, donde murió y donde todavía se veneran sus reliquias.
El Papa León XIII lo llamó “el santo de todo el mundo”, porque su imagen y devoción se encuentran por todas partes, también es conocido como “Doctor Evangélico”, ya que escribió sermones para todas las fiestas del año.
San Antonio de Padua es patrono de las mujeres estériles, los pobres, los viajeros, lo albañiles, los panaderos y los papeleros.

Información: Noemí Heredia Bernés