Una joven dedicada a ayudar

40

Luvia Sharim Chay Morales es una joven enfermera con siete años en la profesión, actualmente labora en el Hospital General de Especialidades “Dr. Javier Buenfil Osorio”, mayormente en el área de pediatría; su mayor satisfacción es ver que un niño que ingresa sea dado de alta sano para regresar con su familia.

¿Qué te llevó a estudiar enfermería?
Siempre me llamaba la atención el área de la salud, ver la sangre, las heridas, aunque realmente no conocía el área. Platicando una vez con una compañera, que fue la que me animó a decidirme, empecé a investigar más acerca de la carrera y fue como me convencí, además de que esta área se encuentra más en contacto con los pacientes, en comparación con los médicos quienes diagnostican, pero realmente las que apoyamos a que los enfermos sanen somos las enfermeras.

¿Si no hubiese sido enfermera, qué otra carrera hubieras estudiado?
Mi mamá siempre quiso que fuera maestra, pero a mí no me gustaba, sobre todo porque estamos saliendo de la escuela, sería como un trauma; pero en algún momento pensé en el área de la biología o la química, pero se me atravesó primero enfermería, que fue lo que quería estudiar desde un principio.

¿Cuánto tiempo llevas como enfermera?
Como enfermara titulada desde hace más de siete años, ya que cuando terminé la carrera hice un año de mi servicio social y enseguida me titulé.

¿Cuál fue tu primer trabajo?
Inicié cuidando a una señora de edad, entre varias compañeras la cuidábamos en tres turnos, a mí me tocaba el de la noche, diario iba a vigilarle, darle su medicamento, posteriormente me cambiaron el turno a la mañana donde hice un año aproximadamente. Luego hice pequeños contratos con el IMSS. Como había realizado mi servicio en el Centro Estatal de Vacunología, ahí estuve en las campañas de vacunación y acudíamos a empresas como las maquiladoras donde además de vacunas se hacía chequeos a los empleados.

¿Actualmente dónde laboras?
En el 2005 entré al Hospital General de Especialidades “Dr. Javier Buenfil Osorio”, ahí inicié un adiestramiento, que son prácticas en las que vas conociendo el hospital, las áreas, lo administrativo, porque a veces cada administración cambia, pero más bien para agarrar práctica donde hay otras técnicas que no se utilizan en el campo, siendo el primer servicio en un área Urgencias, que es a veces un poco caótica porque llegan pacientes del área de choque, que son los que trasladan de las ambulancias, además del área de la consulta y a veces hay dos consultas a la vez, que todo es atendido por nosotros, el personal de enfermería, quienes tenemos que estar pendiente de todo. Actualmente el área que domino más es pediatría.

¿Qué es lo que más te satisface de tu profesión?
Cuando se van de alta, en mi turno de la noche no hay muchas altas, cuando nos han tocado niños que se van y hay que quitarles el catéter para que se puedan ir, ya se quieren cambiar de ropa, se ríen, platican contigo, porque cuando ingresan lo que hacen es llorar y no quieren ver a nadie.