Su vida está sobre el escenario

14

Por: Ana Patricia Peña Uj

Desde 1981, gracias a la invitación de un amigo, Hernán Castellot se subió a un escenario y desde entonces ha participado en diversos proyectos teatrales. Probó suerte en varios ámbitos afines en Ciudad de México, siempre siguiendo sus sueños y motivado por darlo todo en el escenario. “Me ha dado mucho el teatro, estoy muy agradecido con toda la gente que me ha apoyado, con la que he trabajado y aún sigo y falta más”, asegura. Actualmente tiene varios proyectos en puerta como la interpretación de GALAHAD en la próxima puesta en escena “La legión de los enanos”.

¿Cómo nació su amor al teatro?
Inicié en 1981, me invitaron a participar en una pastorela y de ahí me gustó hacerlo año con año en pequeñas puestas en escena. Este noviembre cumplo 37 años de trayectoria, como te darás cuenta es una vida de mucho trabajo, me encanta hacerlo aunque algunas veces me digan que estoy loco, ya que siempre he sido muy ocurrente para hacer las cosas y llega un momento en que empiezo a hacer cosas, actuar todo el tiempo y se preguntan: ¿Este loco que esta haciendo? Pero no puedo parar. Justo ahora tengo en puerta cuatro puestas en escena que se llevarán a cabo este fin de año.

¿Qué formación tuvo para este oficio?
He tomado varios cursos y más que nada he aprendido sobre el escenario; he trabajado mucho con grupos independientes, en la calle, entre otros. En mi estancia en México estudié en la academia de modelaje de Erika Morán y posteriormente, por invitación del maestro Guillermo Quintanilla, en una agencia de modelos; así empiezo a trabajar en diversas novelas y comerciales como extra, me presentan a directores de teatro infantil y empiezo a trabajar con ellos. También me invitaron a participar en el circo y por como soy me aventé y fui cerca de un año tres meses con el circo con el cuento infantil “Los 3 cochinitos y el lobo feroz”, yo era el lobo. Y de ahí regreso a Campeche para continuar con esta pasión, y pese a no tener formación histriónica como tal, esto no demerita el trabajo pues muchos de los grandes actores campechanos han surgido de esta manera, una vez que no existían escuelas para esto.

¿Con quiénes ha trabajado y cuál es su trabajo más querido o memorable?
He hecho obras muy importantes, he trabajado aquí en Campeche con Lulú Ávila, con obras de Brígido Redondo, obras que ha dirigido Jorge Castro también, y con personajes como Lulú Ocampo, Joaquín Lanz, Rosita Lara, he trabajado con muchos muy buenos compañeros. Y cada obra te da algo, te enseña algo distinto, pero de las obras infantiles que he presentado la que más me ha gustado es una que se llama “El mundo nocturno”, en la que hice a Fito el mosquito, dirigida por Lulú Ávila; cantamos con nuestras voces y el mismo grupo de Personare, que es el grupo del que formamos parte en esa ocasión, hicimos la escenografía, diseñamos vestuario, y pusimos las coreografías, por lo que creo que es la que más me ha llenado. Sin embargo actualmente he hecho otras para adultos que han tocado temas muy importantes como la que estoy ensayando y que no puedo revelar mucho, pero es obra de Brígido Redondo que es demasiado compleja y demasiado fuerte, de muchos sentimientos encontrados, furia y enojo, por lo que este personaje representa una obra muy difícil en mi carrera por el reto que representa.

¿Qué le ha dejado el teatro?
El teatro para mi es algo muy importante, me ha dado mucha disciplina, por los tipos de escenarios en los que he trabajado; también lo he hecho en la calle y mucho con niños. He tenido la bendición de trabajar feliz y contento de entregarme en cada escenario, que es muy importante, porque si no tienes ese vicio o placer de entregarte en el escenario, lo mejor es bajarse. El teatro es pasión, entrega total a los personajes, no me gusta subirme a un escenario y que me vean a mi, me encanta que vean al personaje que es creado cada uno diferente al otro, desde las voces hasta las poses. Me ha dado mucho el teatro, estoy muy agradecido con toda la gente que me ha apoyado, con la que he trabajado y aún sigo… y falta más.

¿Cuál es el panorama actual del teatro en Campeche?
El panorama es bueno, desde mi experiencia te puedo decir que antes los grupos de teatro se dedicaban a buscar la manera de solventar los gastos con ventas de ropa en bazares y otro tipo de apoyos, ya que no se tenían grupos establecidos ni ayuda para este arte. Ahora se tiene una academia de formación y se han ampliado los grupos de teatro, hay gente en el teatro, hay espacios para trabajarlos, pero el problema a veces es que no se cuentan con ciertos permisos o recursos para llevar a cabo estas obras que se han ampliado y se sigue luchando con esto. Muchas veces en Campeche se frena el teatro pese a los grandes y buenos grupos que hay, mientras que la gente ha ampliado su gusto por el teatro y pese a la poca difusión llega a tener buena afluencia de gente que lamentablemente muchas veces no quiere pagar lo mínimo por una función de artistas locales, lo cual afecta las puestas en escena, sin embargo aquí seguiremos para llevar el teatro a todos los campechanos por mucho tiempo más.