Promotora de felicidad

148

Generar públicos para la cultura, es una de sus funciones primordiales de Beatriz Marlene Aguilar Estrella, aunque su labor como promotora cultural ha trascendido en otras disciplinas artísticas, que bien ha logrado enfocar entre la niñez campechana.

En amena plática con Novedades Campeche, Aguilar Estrella dijo que su involucramiento en la cultura se da al egresar de la licenciatura en Educación Artística en el benemérito Instituto Campechano (IC).

¿Por qué te llamó la atención promover la cultura y tu incursión en diferentes espacios para lograrlo?

La verdad es que desde muy pequeña siempre me han gustado las manifestaciones artísticas, tal como la danza, el folclor, participar en los talleres de verano, pero sobre todo involucrarme en actividades dirigidas a niños.

¿Qué sucede después de estudiar la licenciatura de Educación Artística?

Pues terminando la licenciatura, unos años antes, fui llamada para impartir cursos de verano a través de la Secretaría de Educación (Seduc), siendo todavía estudiantes de la licenciatura, la dependencia estatal organiza un curso de verano en la Escuela Primaria “Justo Sierra Méndez”, desde donde imparto el primer curso de verano como maestra de Artes Plásticas.

¿Qué oportunidades se te presentan posteriormente?

Fue hasta el 2004 me invitar a impartir mi primer curso en el Centro Cultural Infantil y Juvenil “La Chácara”, por lo que a partir de ese año me incorporé al equipo de promotores culturales de la ahora Secretaría de Cultura, antes Instituto de Cultura.

¿Qué otras aportaciones se acumularon a tu currículum vitae?

Bueno, pues también formé parte del Primer Ballet Folclórico del Estado de Campeche, aunque años atrás participé en las filas del Ballet Folclórico del Instituto Campechano, como bailarina de danza regional y ya siendo egresada del IC se crea el Gran Ballet Folclórico de Campeche, al cual me integré y permanecí por varios años.

¿De tus experiencias, se ha logrado un arraigo cultural en Campeche?

Es algo complicado en la cuestión de recursos para el traslado de los promotores culturales y del personal, pero en el asunto de la materia cultural, ahora hay públicos para todas las disciplinas artísticas, públicos asiduos que se tienen, como resultado de los festivales culturales que se organiza y los encuentros en la materia que se han llevado a cabo, tal como la cultura infantil en el Centro Cultura “La Chácara” y los encuentros en los municipios, se ha logrado llegar a comunidades apartadas.

Por ejemplo, se llegó hasta Calakmul, con la frontera con el vecino país de Guatemala, un municipio que recién se había creado, donde nos ha tocado organizar y llevar talleres y ahora en los ya creados Centros Comunitarios, además de que ya se cuenta con Casas de Cultura, con diversos talleres, ya sea con el respaldo de la iniciativa privada o gubernamental.

¿Los gobiernos locales que están haciendo al respecto?

Le está apostando el Gobierno del Estado al ámbito cultural, desde la primera infancia hasta el público adulto.

¿Cómo ves ese crecimiento en el quehacer cultural?

Bastante favorable, de hecho los padres de familia son los primeros estas oportunidades cuando se llega a sus municipios, comunidades, localidades, colonias, y sobre todo, porque se lleva material gratuito para desarrollarlo y de impulsar talleres gratuitos a la niñez, salen contentos llevándose algo en la mano después haber disfrutado del curso, lo cual es halagador y satisfactorio, porque además los papás son los primeros en agradecer este tipo de actividades y manifestaciones culturales, donde se ha empleado mucho material reciclado y eso nos favorece mucho, y nos da alegría poder trabajar a los niños.

¿En lo personal que te ha dejado este trabajo?

Ver el cambio cuando llega una persona a una comunidad, ejido, municipio o colonia, y te brindan los espacios para poder trabajar, sobre todo con la niñez, es algo que en verdad llena a cualquier promotor cultura, pues se está generando públicos desde a temprana edad, por lo que este trabajo es muy benévolo y agradecido.

Pero además me ha dado la oportunidad de conocer cada uno de los municipios, hasta las comunidades más apartadas, pero también otras entidades, inclusive en otros países, ya que por ejemplo como integrante del Gran Ballet de Campeche tuve la oportunidad de viajar a la capital de Guatemala y realizar presentaciones, llevando la danza campechana y también estar presente en el Festival Internacional Cervantino en Guanajuato, cuando Campeche fue el estado invitado de una de las ediciones de uno de los escenarios más importantes de la cultura mundial o también con la caravana cultural de lo que antes era el Instituto de Cultura, inclusive con el Museo Tráiler y otras actividades artística y lúdicas para los niños.