Mujer que cree en las mujeres

12

Por: Paloma Brito

Especializada en coaching de negocios, licenciada en administración de empresas, con maestría en sistemas de gestión, con amplias certificaciones, enfocada en el área de emprendedores, Johana León apuesta por el empoderamiento de las mujeres que día a día, desde diversos ámbitos de intercambio comercial, generan ingresos para sus familias.

¿De dónde es usted originaria?
Nací en Caborca, Sonora, una ciudad vinícola del norte del país, y después de unirme a mi compañero de vida me trasladé al Sureste del país, pero al fallecer él me quedé a radicar en el estado de Tabasco. Más adelante, al buscar darle un sentido más saludable a mi vida me gradué como maestra de yoga, pero continúo apoyándome en mi profesión. Desde hace varios años radico en Isla del Carmen, donde desarrollo mi talento como coaching de negocios, lo que me permite visualizar el apoyo al emprendimiento de la mujer, basada en su propia experiencia.

¿Cómo nace la asociación que preside?
Apegada a los valores de honestidad, amistad, apoyo mutuo y compañerismo en noviembre de 2016 nace esta asociación la cual ya cumplió un año de hacer un cambio en el paradigma de las mujeres, y la fundé porque deseaba crear un círculo profesional en el que se respirase el mismo ambiente de compañerismo, amistad y crecimiento exponencial de las mujeres.
Este proyecto interesó a dos mujeres empresarias profesionales: Alejandra Mendoza y Leydy Toledo, con quienes me comencé a reunir cada semana para tomar el café y a la vez darles a conocer lo que quería lograr con este grupo inicial, porque desde el principio la visión fue abrir capítulos en todo el país y Latinoamérica, principalmente.

¿Qué tan importante es para usted trabajar en equipo?
Cuando trabajamos en equipo no hay límite para lo que podemos lograr, y la misión en esta nueva organización es informar, capacitar e impulsar a las mujeres emprendedoras y empresarias en sus negocios para profesionalizarlos, crear fuentes de desarrollo para la región mejorando a la sociedad, con la visión de ser una asociación que otorgue beneficios a las mujeres en sus esfuerzos de emprendimiento y negocios para fortalecer la economía regional.
En el futuro espero establecer un fondo de dotación con el propósito de hacer el bien a los hijos de las mismas socias con programas como “Becas de Buena Voluntad”, o bajar recursos para proyectos humanitarios enfocados a las mujeres en todo el mundo.

¿Cuál es uno de los principales obstáculos que ha enfrentado?
El obstáculo principal son los paradigmas de la mujer, ante lo cual me vi en la necesidad de crear ingresos para la familia; lamentablemente existe también la creencia de que si no tienes un salario fijo no puedes salir adelante, por lo que se trabaja en hacerles entender a todas ellas que a partir de lo que tienen, al unir sus talentos, pueden generar los ingresos que decidan; esa es nuestra principal función, hacerles ver que trabajando con sus talentos pueden llegar a lugares que se lo propongan.