Mujer con compromiso de servir

14

Por Omar Dzul/Ciudad del Carmen

“El respeto, los valores y la humildad son parte fundamental en las personas, por eso a lo largo de la vida debemos prepararnos para ayudar y servir a quienes nos rodean”, dijo Yolanda del Socorro González Barceló, quien actualmente es asistente de un funcionario, pero que en sus ratos libres busca ayudar a quienes lo necesitan.

¿De dónde es usted originaria?
Yo nací en Isla del Carmen en el año 1962 y crecí en un ámbito religioso, pues así educaron mis papás, Albino González Escobar y Matilde Isela Barceló Cruz, a mis 11 hermanos y a mí. Los estudios de primaria los realicé en la escuela “Héctor Pérez Martínez”, posteriormente acudí a la “Maestros Carmelitas”, pero fue poco después que nos llevaron a Salina Cruz, Oaxaca, donde continué con mi educación en la escuela “Miguel Hidalgo y Costilla”, recuerdo que fue por unos años y después retornamos a la isla donde poco después continué con mis estudios profesionales en escuela abierta.

¿Cómo se ha desempeñado en el plano laboral?
Tengo conocimiento en diversos aspectos laborales, pero no lo desempeñé porque me gustó más el sistema empresarial y comercial, es por eso que trabajé en una famosa papelería que estaba ubicada en la calle 26 entre 35 y 37 de la colonia Centro, lugar donde estuve 25 años, pero con el tiempo ejercí funciones en las diferentes áreas, tanto administrativas como en despacho, lo cual me sirvió para hacer amistad con funcionarios que llegaban a adquirir sus artículos.

¿En algún momento ingresó al ámbito político?
Fue a los pocos meses que dejé de laborar cuando me encontré con un amigo de la niñez que me invitó a colaborar en el Comité Directivo Municipal (CDM), del Partido Acción Nacional (PAN), donde tuve la oportunidad de conocer a grandes políticos, jóvenes, mujeres seccionales como hoy las llaman, así como interactuar con la militancia, no sólo en la isla, sino también en las comunidades.
Durante el tiempo que trabajé en este instituto político desempeñe varios cargos, secretaria de Capacitación, Atención Ciudadana; luego de unos años fui suplente de regidor, pero además llegué a ser regidora en el Cabildo Municipal 2006-2009. También he sido coordinadora de Bibliotecas, pero al cabo de un tiempo me alejé del ámbito administrativo municipal y opté por entrar a algunas asociaciones civiles, es el caso del Club Rotario y otros.

¿Cómo es su relación con la familia?
Mis hijos, Azucena y Sebastián. han sido el pilar de mi vida desde hace años, por eso, aunque son personas adultas y profesionistas en la actualidad no dejamos de sentarnos a la mesa y platicar del trabajo, así como de los logros o problemas que acontecen en el ambiente laboral. Lo importante es la comunicación familiar que fortalece el amor y cariño entre padres e hijos.

¿Actualmente a qué se dedica?
Después de un año sabático, hasta hace dos años, un amigo ex político y encargado de una dependencia estatal en la isla me invitó a trabajar con él, por eso ahora de nueva cuenta estoy de cerca con las personas, sobre todo que es algo hermoso el ayudar, atender, escuchar y conocer a ciudadanos que no todos los días vez, pero al retornar por algún servicio, te da una muestra de amabilidad en una sonrisa y eso nos hace poner más empeño en nuestro trabajo.
Mis padres tenían un lema que es: “El ayudar, no es nada más para quienes tienen dinero, sino para todos, porque todos somos hermanos e hijos de Dios”.