La nobleza del corazón

38
Los animales del mundo existen por su propia razón. No fueron hecho para los humanos (Alice Walker)

Nelly González

*Activista pro derechos de los animales
*Desde hace más de cinco años contribuye a la búsqueda de mascotas y rescate de animalitos en condición de calle

 

Convencida de que el amor hacia la naturaleza ennoblece el corazón humano, Nelly González Ruiz es una mujer fuera de serie que a sus 70 años de edad hace un excelente uso de las redes sociales, en particular el Facebook, donde realiza una importante labor en la difusión de imágenes de animalitos extraviados o abandonados, que requieren de ayuda para curarse de alguna enfermedad o de las heridas causados por maltrato o por algún accidente.

¿Cómo inició esta labor?
Hace más de cinco años, cuando tuve la amarga experiencia de perder a uno de mis perros. Se llamaba “Canelo” y lamentablemente falleció atropellado luego de extraviarse. Fue entonces que ví cómo la gente publicaba en Facebook fotos de sus mascotas extraviadas y empecé a compartirlas e inclusivo editarlas para sensibilizar a la gente sobre la importancia de localizar a las mascotas perdidas y hacer lo mismo en caso de encontrarlas, pues también hay quienes reportan encontrarse a perros o gatos desorientados o solos, en los que es posible reconocer si tenían hogar o no. Recuerdo, que cuando mis nietos me abrieron una cuenta en el Facebook, luego de insistirme mucho, yo me enojé porque no le encontraba sentido, pero cuando descubrí lo mucho que se puede hacer para ayudar, difundiendo fotos y mensajes para ayudar a los animales, ya no pude parar más.

¿Cuál ha sido la recompensa?
Incalculable. Inicié sin darme cuenta de lo que vendría, que al momento de reportar a algún perrito que requiere de ayuda de inmediato se genera una “red” entre mis contactos, algunos ni si quiera los conozco personalmente, pero hemos compartido hermosas historias de rescate, alegrías y tristezas.
Creo que la mayor recompensa ha sido ver el rostro de quienes han recuperado a sus mascotas gracias a la difusión que hacemos en las redes sociales, algunos me han ofrecido la recompensa, pero yo no he aceptado ni un sólo peso, porque el día que eso suceda perderá sentido toda esta labor, que hago porque me nace, porque creo que ni el maltrato ni el abandono son correctos. Estoy convencida que la solución para frenar el abandono animal es que la ley no quede sólo en papeles, que la gente decida tomar conciencia y ser dueños responsables, esterilizando a sus mascotas si no pueden garantizarles una manutención digna, pero sobre todo que denuncien en todo momento, el maltrato animal.

¿Hay mayor conciencia?
Creo que sí, los que hacemos este tipo de labor ponemos nuestro “granito de arena”. En mi cuenta de facebook, mujeres y hombres, jóvenes y adultos, se desprenden de sus recursos para patrocinar el tratamiento de algún perrito que es rescatado o se hace cargo de este en tanto encuentra un hogar permanente. Y lo más maravilloso de esto, es que no se trata de tener mucho o poco dinero, si se trata de un animalito de raza o no.
No niego hay ocasiones que me desespera la impotencia sobre todo ante el maltrato animal y espero que los avances que tenemos en Campeche en material legal, sean mejores cada día y se apliquen verdaderamente las sanciones a quienes incurran en alguna falta, pues no hay que olvidar que dice mucho de nosotros como sociedad la manera en que tratamos a los animales.