Heredero del arte de la transformación

133

La artesanía es una herencia cultural e histórica, es la expresión de nuestro pueblo y parte de nuestra identidad, expresó Argenis Rosado Canché, quien orgulloso de sus raíces campechanas ha dedicado más de una década de su vida en transmitir el cariño por su tierra, a través de sus creaciones, mismas que han rebasado fronteras.
El joven creador es originario del municipio de Campeche y representa la tercera generación de su familia dedicada a la realización de artesanías en cuerno de toro, actividad que inició con su abuelo, quien hace cerca de 20 años que partió pero le dejó esta hermosa herencia.
Hoy expone sus creaciones a todos los visitantes que arriban al Ex templo San José, a quienes entrega en cada pieza un pedacito del corazón de Campeche.

¿Cuánto tiempo llevas dedicado a la elaboración de artesanías?
Formalmente llevo entre 11 y 12 años dedicándome en la producción y venta de productos de cuerno de toro, mayormente nos especializamos en joyería y otro tipo de accesorios. Anteriormente se trabajaba con el carey, pero ahora está prohibido por el cuidado de las tortugas así que optamos por trabajar solo el cuerno de toro.
Esto es familiar, soy la tercera generación, mi abuelo trabajó el carey, luego mi tío lo aprendió y posteriormente nos ha ido enseñando a su hijo y a mí, han sido nuestros maestros. Empecé cuando tenía aproximadamente 12 años a ayudarlos en algunos procesos, así como en la venta, y me llevaban a las exposiciones, me empezó a gustar, pues uno nace en ese ambiente.
Mi abuelo venía de la ciudad de Mérida, Yucatán, nació ahí, pero vino con su familia sabiendo trabajar este tipo de material, así que se quedó a vivir aquí porque formó una familia con mi abuelita, ella es de Campeche.

¿Qué es lo que más te gusta de esta actividad?
Me gusta bastante, disfruto mucho exponer a los visitantes y a los campechanos esta tradición, ver que las personas se sorprenden y hacen uso de estos productos, pero sobre todo, que les guste nuestra cultura y que yo sea parte de todo eso.
Viene gente de todo el mundo y saber que tu producto llegará hasta Europa, Asia, Estados Unidos y otros lugares se siente muy bonito porque sabes que tu trabajo y tu cultura trasciende fronteras.
De 10 años para acá he participado en alrededor de 25 exposiciones. Antes no teníamos el espacio del Bazar Artesanal y teníamos que buscar algún lugar en el parque o en otra zona de la ciudad, pero afortunadamente con apoyo del gobierno tenemos este espacio estable.

¿Cómo calificarías esta actividad? ¿Qué significa para ti la artesanía?
Es una herencia histórica y cultural, es la expresión de nuestro pueblo a lo largo de la historia y del talento que tenemos en nuestra tierra, es lo que me enorgullece. Además de que obtenemos de ella una remuneración y una forma de vida. Vives de lo que te gusta hacer y eso es muy satisfactorio.
Tengo el recuerdo de mi abuelo, de cuando se sentaba en su taller, quien me explicaba para qué servía tal herramienta y cómo se hace cierto producto, así como el uso que le darían las personas que se los pedía.