Guardián de la memoria

28
Gerardo Pasos Palma

Gerardo Pasos Palma
*14 años al cuidado de la historia de Campeche
*Especialista en Archivística, rescata documentos de gran valor

Su imprescindible tarea diaria en la conservación del acervo histórico de Campeche, también ha sido vital para Gerardo Pasos Palma, en el rescate invaluable de documentos antiguos y de gran valor para la entidad.

En entrevista con Novedades Campeche, el egresado de la Licenciatura en Historia, recuerda que hace 14 años llegó al Archivo General del Estado (AGE), cuando en ese entonces su titular era Rafael Vega Ali, aunque su paso se debió a que se da el cambio de área, luego que hace 23 años empieza a trabajar en el Gobierno del Estado.

¿Cómo surge tu llegada al Archivo General del Estado?

Hace 23 años empecé a trabajar en el Gobierno del Estado, pues cuando termino la licenciatura en Historia, me acerco al personal de la Secretaría de Gobierno para solicitar mi cambio a un área donde me pudiera desarrollar con los estudios que realice y es que me autorizan mi cambio al AGE, bajo las órdenes del licenciado Rafael Vega Ali, lo cual me parece una opción adecuada y es como llego a trabajar en el AGE.

¿Qué sucede después de ello?

Empiezo a desarrollarme en el ámbito de la archivística, con el rescate de la historia de Campeche, a través de los documentos protegidos en el área de Acervos del AGE

¿Cuál es la importancia de la labor a tu cargo?

Pues los documentos son la evidencia de las acciones que los hombres, los pueblos, los gobernantes y las personas realizan, para que los historiadores podamos tener un testimonio de lo que se hace y el historiador investiga diversos campos de la historia y en mi caso de Campeche, ya sea antigua, colonial o contemporánea.

¿Qué función tiene el AGE en esa labor?

Tiene la facultad de llevar a cabo una compilación de documentos que dan evidencia el trabajo de esas personas, que han desarrollado en su vida a través del tiempo y el estado, y no solo gente de Campeche, sino foráneos importantes como José Vasconcelos que visitó el Instituto Campechano (IC) y también cuando estuvo el hijo de Justo Sierra Méndez en la benemérita institución, de lo cual ha quedado evidencia a través de documentos.

¿Ese acervo requiere de un tratamiento especial?

En el AGE hay documentos y escritos del siglo XVIII, los cuales requieren de ciertos cuidados, tanto de la gente que los viene a consultar como aquellos que los manejan en las áreas de resguardo, por lo que hay que utilizar guantes de algodón o de látex para poder trabajar con ellos, pues la documentación muchas de las veces genera hongos, que se pueden pegar a las manos, pero además se segrega una grasa natural que contribuye a acelerar el proceso de deterioro del documento.

Inclusive hay ciertos cuidados como el empleo de cubre bocas, para evitar la contaminación de partículas y esporas que afectan la salud y ello también genera un deterioro en los escritos, por lo que la protección tanto para el documento como para las personas que hacen uso de esos escritos.

¿Qué otros requisitos necesitan esos escritos antiguos?

Las áreas deben tener ciertas condiciones para que el documento no se deteriore, y aunque en algún momento se perderá por el paso de los años, debido a las características del material por el que está compuesto, así como las condiciones climatológicas del lugar y muchos más factores.

¿Qué se hace en esos casos?

Tratamos de alargar la vida de esos documentos, para que nuevas generaciones tengan acceso a ellos y bueno, precisamente uno de ellos para resguardar ese patrimonio documental es la digitalización, como parte de los procesos para protegerlo y tener evidencia de ello, pero también no es tan fácil resguardar la documentación digitalizada y en ello ha venido trabajando precisamente el Archivo General del Estado.

 

Entrevista por: José May