Escribir y leer en Braille, oportunidad para ser mejor

8

Por: Ana Patricia Peña Uj

La ceguera es un padecimiento que muchas veces no se puede predecir o prevenir, sin embargo, personas como Alejandro García Martínez, fundador de la Escuela para ciegos “Helen Keller”, sabe de la importancia de aprender a tener una vida mejor y ser independientes pese al padecimiento que se tenga, por lo que a lo largo de los años se ha dedicado ha colaborado en la Biblioteca Campeche y la Biblioteca Pública Central “Francisco Sosa Escalante” como maestro para los ciegos y débiles visuales de Campeche en la lectura del sistema Braille y a crear conciencia con la sociedad en general para respetar a esta población y ponerse en su lugar.

¿Desde cuándo tiene esta condición?
Perdí la vista a los 16 años, creí que ya se había acabado todo pero me dijeron de una escuela especial en México a la que asistí, donde habían escaleras, se reían, cantaban y yo no sabía cómo le hacían hasta que me enseñaron que sí se puede e incluso, me enseñaron a salir a la calle ayudado del bastón para ciegos.
En la Escuela Nacional Para Ciegos aprendí a escribir y leer en Braille, a caminar con el bastón para ciegos en las calles y a andar en metro; a los 18 años conseguí un empleo, demostrando que nosotros tenemos las mismas capacidades laborales que cualquier persona, brindando casi 15 años de servicio.
¿Cómo ha transmitido esos conocimientos?
En Campeche se fundó la Escuela de Braille “Helen Keller” y he trabajado durante 13 años con el Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) municipal, así como en las Bibliotecas Campeche y Central, impartiendo cursos y talleres, enseñando a leer a quienes así lo deseen e incluso, enseñando el uso del bastón y caminar en las calles, ya que en Campeche se tiene mucho este padecimiento en personas de todas las edades.

¿Quienes se resisten más a participar en los cursos?
Muchas veces existe el temor de tomar los cursos por parte de las personas débiles visuales y ciegos, pero mucho veces hay más miedo por parte de los padres de estos, ya que no se acostumbran a esta situación, pues, creen que sus hijos no pueden hacer las cosas o no servirán para nada en esta vida. El tener temor a aprender y salir al mundo es algo natural que debe superarse, yo mismo lo tenía al perder la vista, pero los padres no vivirán para siempre y tenemos que ser independientes y así mejorar nuestra calidad de vida.

¿Qué dificultades atraviesan los débiles visuales y ciegos?
Tenemos que luchar con muchas barreras, como las arquitectónicas, y sobre todo la falta de conciencia de la gente que transita sin ninguna precaución o respeto, poniéndonos en riesgo y contribuyendo a que otras personas con ceguera no se atrevan a desenvolverse de manera autónoma, afectando a su calidad de vida.