Ejemplo de dedicación

18
“Las mujeres deben intentar hacer las mismas cosas que intentan los hombres. Cuando fallan, su fracaso no debe ser otra cosa que un reto para todas las demás”. (Amelia Earhart; aviadora)

ROMANA VIVAS FLORES
*24 años vendiendo en el mercado ejidal

Romana Vivas Flores se ha convertido a lo largo de más de 24 años en uno de los íconos del tradicional Mercado Ejidal, ubicando en la capital campechana, por su trato amable, don de gentes y el cariño que le han tomado sus clientes, que la conocen desde que acompañaba a su madre cuando solamente tenía 8 años y hoy ya está al frente del negocio.
Sin problema, habla de cuál ha sido su secreto para poder mantenerse tanto tiempo en el marcado con el gusto de la clientela, que ven en ella a una amiga, pues a decir de Romana, a veces le cuentan sus problemas y se aconsejan mutuamente y en diciembre no le faltan los regalos que le llevan hasta su local.

¿Cómo se da su llegada al Mercado Ejidal y cuántos años lleva ya en su local?
Pues desde el inicio del mercado primero llegó mi mamá al mercado y desde los ocho años ya nos traían a trabajar, a ayudar cargando algunos pollos, haciendo limpieza, y aprendiendo el negocio de la pollería. Desde ese entonces he venido y fue cuando cumplí los 17 años que ya me quedé al frente del local porque falleció mi madre, y desde entonces todas las personas que vienen me conocen y yo a ellos.

¿Ha sido difícil mantenerse en un ambiente donde prácticamente la mayoría son hombres?
Al principio sí fue difícil porque te tienes que saber acoplar en el trato de la gente, pero después ya se le va agarrando el modo, sobre todo con el trato con los varones, pero se trata de respetarnos entre todos y así he podido trabajar sin ningún problema aquí en el local y la gente que viene a comprar también es muy respetuosa.

¿Qué es lo que más le gusta de estar al frente de su propio comercio y que satisfacciones le ha dejado en estos años?
Conozco más gente, ahora ya tengo más conocidos, me ha ayudado a desenvolverme de mejor manera y también he aprendido cómo tratar a los clientes. Es el sustento familiar y tenemos que mantenerlo vivo, vigente, el secreto es saber tratar al cliente, pues es la mejor manera de atraer más compradores.
Hay gente que viene y cuenta sus problemas, platicamos como amistades, pasamos de clientas a amigas, en diciembre viene mucha gente y me hace regalos sin que lo pida o sin que yo también les de algo.

¿Qué consejo les comparte a las personas que también se dedican al comercio, para mantenerse vigentes mucho tiempo?
Que tengan sus locales limpios y que traten a la gente como debe ser. Si llegan molestos, dejar ese enojo en sus casas, porque lo reflejamos, si llegamos enojados la gente lo percibe, al cliente hay que tratarlo siempre con amabilidad y una sonrisa para que no deje de ir a comprar.