Devoción a la música

25

Por Daniel Castillo

José Miguel Chávez Hernández ha vivido desde hace 20 años alrededor de la música, actividad que ha desarrollado para perfeccionar su talento, aprender de quienes llama sus maestros, como Alejandro Mora, y compartir su pasión con su hermano.
El aprendizaje le ha llevado a tocar instrumentos, cantar y ser parte de dos grupos emblemáticos de la Universidad Autónoma de Campeche, “Raíces Antillanas” y el Mariachi Universitario, donde recibir la satisfacción del aplauso de la gente.

¿Cómo nace esta pasión por la música?
Comencé hace poco más de 20 años como músico profesional, aunque primero inicié como cantante y después como bajista; la vida me ha llevado por otros rumbos de la música, ahorita soy mariachi, toco el guitarrón, la guitarra, el bajo eléctrico y en alguna ocasión hasta las congas.

¿Qué representa ser parte de dos grupos emblemáticos de la Universidad Autónoma de Campeche?
Es la satisfacción de hacer algo que a uno le gusta y en un lugar tan especial como la universidad. En el caso de “Raíces Antillanas” me gusta porque es un ritmo más complejo, es el son, lo que se usa mucho en la salsa y eso me ha llevado a mantener una disciplina de estudio constante, me he acercado a gente que realmente sabe mucho, como el maestro Alejandro Mora, él me ha ayudado mucho en ese aspecto.
En el Mariachi Universitario tuve la oportunidad de aprender a tocar el guitarrón, el cual es un tanto complicado, porque como es un instrumento acústico, hay que saber muy bien cómo sacarle el sonido.

¿Cuáles han sido los momentos que más satisfacciones le han dejado?
Con mi hermano tuve un grupo que se llamaba el Grupo Travieso, participamos dos veces en un concurso nacional que organizaba una empresa cervecera, y la primera vez, ganamos la etapa local. En la segunda ocasión logramos ganar la etapa estatal y llegamos hasta la regional, donde aprendimos mucho y nos dio trayectoria.

¿Qué tan complicado ha sido desarrollarse en el ambiente musical?
Ha sido siempre un reto, yo así lo veo todos los días, pues los grandes músicos que hay en Campeche han trabajado mucho, se han preparado; esta actividad es de ensayar, de estudiar, y ellos ya ganaron un nivel y un lugar que ya nadie se los va a quitar.

¿Qué consejo les daría a las nuevas generaciones?
Que estudien mucho, que se preparen, he visto muchos jóvenes en la Casa de la Música que tocan muy bien porque se han dedicado a estudiar desde pequeños y ahorita que ya tienen entre 18 y 20 años son excelentes.