Dedica su vida al cuidado de mascotas

97

Por Rahúl Vázquez González

Con más de 20 años de servicio en la medicina veterinaria, Roberto MacGregor Ocampo ha sido un gran promotor de la adopción de animales, por lo cual está en contra de la compra de mascotas, pues un animal adoptado es más cariñoso con su dueño y personas que viven con él.

¿Cómo te nace el gusto por la veterinaria?
Aunque nací en el municipio de Triunfo, Tabasco, desde niño realicé mis estudios básicos en la Ciudad de Campeche donde mi padre, Roque MacGregor Gallera, contaba con una tienda veterinaria en la que me relacioné con las mascotas, y más que la familia tenía un rancho donde en las vacaciones la pasaba montando caballos, conviviendo con el campo. Eso me empezó a gustar bastante y posteriormente estudié la carrera profesional en la ciudad de Villahermosa, Tabasco.
Al culminar mis estudios y graduarme como médico veterinario general me trasladé a la isla, donde acompañado de un amigo de apellido Güemes establecimos una estética canina con atención a pequeñas mascotas, donde poco a poco nos dimos a conocer para posteriormente prestar atención medica en los ranchos.

¿Cuál es tu principal orgullo?
La medicina veterinaria es la rama de la medicina que se ocupa de la prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades, trastornos y lesiones en los animales no humanos, por lo cual el ámbito de la medicina veterinaria es amplio, cubriendo todas las especies, tanto domésticas como silvestres.
Ante ello el profesional universitario que pone en práctica esta ciencia es llamado veterinario, médico veterinario o médico cirujano veterinario, mientras que en algunos países de Latinoamérica el profesional que se dedica a la productividad agropecuaria es llamado zootecnista, mientras que el profesional técnico es llamado técnico veterinario o enfermero veterinario, por lo cual mi principal orgullo es atender a estos animales, que mucha gente los desprecia sin saber que ellos igual que nosotros sienten y sufren.

¿Cómo ves el cuidado de las mascotas de parte de la gente de la isla?
Al darme a conocer como médico veterinario, participé de manera voluntaria en campañas de eterización en las que aprendí que muchas mascotas nos dan su cariño, su amor, por lo que empecé a promover la adopción, llegando a tener en casa más de 15 perros callejeros que fueron recogidos, brindándole atención médica, pero pocos fueron aceptados por la gente, aunque muchas familias desean una mascota en casa.
Durante todo este tiempo he podido constatar que muchas personas crean razas con el cruce de animales, lo que genera un grave problema, pues se pierden las razas puras además de provocar problemas entre los mismos animales en lo que se refiere a sus cromosomas.
Lo mismo sucede con los gatos o aves de ornato, aunque hoy se tienen ciertas características o permisos para obtenerlos, pero todos son animales de compañía que debemos ser conscientes de su habito de vida y cuidado.
Hago un llamado a cuidar a los animales, ya que la interacción con ellos provoca enormes satisfacciones en la vida cotidiana de las personas, pues una mascota es un animal domesticado por el hombre que convive y se conserva a su lado.