Crean la “Mochila del Futuro”

46
Los jóvenes creadores

Luis Enrique Jiménez, Omel Martínez Flores y José Fernando Magaña Méndez son estudiantes del sexto semestre en el Centro de Estudios Tecnológicos Industrial y de Servicio (CETIS) número 20 de Ciudad del Carmen, Campeche, y participantes del XX Concurso Estatal de Prototipos 2018. Su proyecto consistió en la creación de una fuente de energía móvil para que la población no dependa de una fuente de energía estacionaria.

¿Cómo se llama el prototipo que presentaron y cuál es su objetivo?
Su nombre es “La Mochila del Futuro, Hoy” y nosotros venimos a presentar una mochila que es sustentable. Como sabemos las energías renovables o energías verdes ahorita están brindándonos muchos frutos porque son muy accesibles, entonces estas mochilas nos van a permitir traer batería con nosotros a donde quiera que vayamos, ya sea escuela, trabajo u otro lugar y eso va a permitir que nuestros aparatos móviles como laptops, celulares y tabletas electrónicas estén siempre cargados.

¿Por qué crear una mochila con estas características?
En pleno siglo XXI la tecnología es un medio indispensable para realizar nuestras actividades, y es una forma de concienciar a la ciudadanía para que sepan que estas fuentes son accesibles y confiables, porque cuando una energía satisface tus necesidades difícilmente la vas a abandonar, entonces este tipo de prototipos son el avance a una nueva generación.

¿Porque hacerlo en una mochila y no en otro tipo de articulo?
Queríamos que la persona que la porte no solo tenga una mochila o un accesorio, sino que sea una herramienta que lo ayude en diversas dificultades académicas o laborales y una mochila se nos hizo más cómoda, y buscamos que sea un artículo capaz de suministrar energía a diferentes dispositivos de manera eficiente, práctica y segura de acuerdo a las especificaciones de cada equipo que desee cargarse.

¿Que se busca con este proyecto?
Queremos ir dando pequeños pasos y mejorando las acciones, para que la sociedad sepa que sí se puede implementar en una mochila, es posible implementarlo en otras vías, como en sitios de alumbrado público, en si ese es el objetivo del prototipo. La mochila del futuro, hoy, cuenta con diferentes funciones porque cuenta con un panel fotovoltaico, una bocina con conexión bluetooth y adaptadores para conexión de carga móvil.

¿Que se necesitaría para hacer real este prototipo?
Primero necesitamos que crean en nosotros, y luego el apoyo económico porque las ganas y el esfuerzo están de nuestra parte, pero hablando de costos podríamos decir que este proyecto saldría hasta en 3,500 pesos, por dar un costo elevado, pero ello dependiendo del tipo de mochila, porque las mochilas que resistan el peso y el calor que podría llegar a generar esta fuente de energía son un poco costosas, y en el caso de los circuitos, estas son muy económicos y en caso de que haya que reparar algo que ya se averió o remplazarlo, las piezas no son costosas y seria mínima la diferencia.

¿Consideras que este tipo de concursos escolares son idóneos para tomar en cuenta las propuestas de los jóvenes?
Sí claro, este tipo de acciones son un gran apoyo, porque no solo incentivan a los jóvenes a ser creadores de nuevas tecnologías, sino además a tener un buen prototipo. Los jóvenes tenemos la oportunidad de ir a un foro regional y nacional para presentar nuestros proyectos ante empresas de renombre y que estos sean apoyados, porque estas empresas a eso van a las ferias, a buscar nuevos talentos y proyectos innovadores, y sí es una nueva forma para implementarlo o darlo a conocer.

¿Qué resultados se tendrían con este proyecto?
Uno de los problemas más comunes y que todos en algún momento hemos experimentado es la sorpresa de que las baterías se han agotado, justamente cuando más las necesitamos y para este tipo de situaciones nos es útil esta mochila, y es tan importante este tema porque incluso en tiendas y plazas hay maquinas que cobran por cargar tu celular u otro accesorio por cinco minutos, entonces la intención es usar cargadores solares pequeños para que cada persona sea capaz de portar su electrificación y no depender de una instalación aislada.

Una entrevista de Adriana Quijano García