“Bej” viaja por el mundo mostrando a la muerte

137

“Bej” es un cortometraje de animación dirigido por Jazmín Ramírez, campechana de nacimiento, ganadora del programa Pecda Campeche y cuyo trabajo cuenta la historia de Nicté, quien debe emprender un viaje hacia la compresión y aceptación, no sólo de la muerte de su abuelo sino también de la suya.
El corto ha recorrido diversos lugares a nivel nacional e internacional y próximamente se presentará en la Tercera Edición del Cefalú Film Festival en Palermo, Italia, que se llevará a cabo el 1 de mayo de 2018.

¿Qué lugares han sido el marco para presentar este cortometraje de animación?.
El pasado 17 de febrero se presentó en el Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos de la ciudad de Puebla, como parte de la selección oficial del Festival Internacional de Cine Silente, en la categoría de Cortometraje Infantil. A la par el 31 de enero de 2018 se presentó en la Alianza Francesa de Dhaka, en Dhaka Blangladesh como parte de la Selección Oficial del 11th International Chilndren’s Film Festival Bangladesh 2018 en la categoría Competitive Panorama: International Film Section, y durante el 2017 visito lugares como San Diego, California, en el marco del 5 Minute FilmFest, Oaxaca y Cuba, Guatemala, Costa Rica y Nicaragua, así como en diversas muestras de Cine y Radio Comunitaria en Mesoamérica.

En un año tu trabajo ha viajado por todo el mundo dejando en alto el nombre de Campeche. ¿Cómo te sientes por ello?
Estoy muy contenta porque he tenido la fortuna que se presente en diferentes espacios. No me esperaba que a este primer trabajo le fuera tan bien, y debo dar las gracias al consejo de varias personas y que me animaron a inscribirlo en diferentes festivales, pues este trabajo se ha podido difundir en varios sitios, lo cual significa mucho para mí.

¿Cuáles son los elementos que manejas en el cortometraje y que dan muestra de la riqueza de la entidad?
Pues este trabajo de entrada está basado en una historia por la que debemos pasar todos, pero se desarrolla de una manera diferente, cuenta con muchos elementos que se encuentran en la historia y que surgen de la mitología maya. Entonces no sólo es compartir la visión que planteo de la muerte sino también compartirles algo de la región en la que vivo, de demostrar que nuestro Estado es rico en muchas cosas.

¿Cómo surge la idea de realizar este trabajo?
Al principio lo único que tenía claro era que el tema principal de la historia sería hablar de la muerte como proceso de transformación. Durante el proceso de escritura y gracias a las observaciones de la gente con la que trabajé me di cuenta que la historia que quería contar se estaba transformando en un universo que sólo podría ser contado a través de la animación y que sería enfocado al público infantil.

¿Por qué tocar un tema como la muerte y querer mostrárselo a los niños?
Creo que hablar de la muerte siempre es un tema complicado porque la concebimos como algo antinatural, a pesar de que es parte de nosotros, y explicarla a los niños es aún más difícil. La animación me permitió plantear mejor la comprensión y aceptación de la muerte desde una mirada infantil y creo que esto ha sido justamente lo que le ha dado el éxito.

Una entrevista de Adriana Quijano García