Arte de mano a mano

15

Nazario Yam Yam

*17 premios en 40 años de trabajo artesanal
*Su escuela fue su hogar, pues su madre le enseñó el arte de bordar y de realizar textiles

Con 17 premios a nivel nacional, estatal y municipal, don Nazario Yam Yam, padre de 4 hijos, continúa la tradición de la elaboración del rebozo y guayabera campechana que su madre Silveria Yam Cocóm le enseñó desde pequeño.

En entrevista, don Nazario, originario de Bolonchén de Rejón, Hopelchén, compartió a Novedades lo que aprendió de su progenitora y los resultados que ha alcanzado a lo largo de más de 40 años dedicado a los textiles.

¿Desde cuándo se dedica a la elaboración de rebozos y guayaberas?
Desde 1990 me dediqué de lleno, ya que el Gobierno del Estado empezó a impulsar y valorar el trabajo artesanal, año en el que se nos invitó a participar en un concurso cuando empezamos a manejar el bordado de punto de cruz en guayaberas y luego dentro de los trabajos textiles emprendimos la elaboración de los rebozos y blusas.

¿Quién le enseñó este trabajo artesanal?
Desde la niñez veíamos como mi madre bordaba, quien por cierto ya tiene ocho años de fallecida, cuando tenía 86 años de edad.
Luego me incorporé a la escuela y posteriormente con la ayuda de un maestro, empecé a confeccionar la guayabera, cuyo trabajo vengo realizando de manera ininterrumpida durante más de 40 años.

¿Sus hijos ahora siguen esta tradición?
Tengo cuatro hijos y algunos se están dedicando a los textiles, y bueno trabajos para apoyar a nuestros nietos, pero que también ellos puedan aprender el trabajo y continúe esta tradición en la familia.

¿Qué siente don Nazario ser reconocidos y obtener innumerables premios?
Realmente siento que el trabajo es recompensado y valorado por las autoridades del Gobierno del Estado, porque desde 1990 nos invitaron a participar en los certámenes artesanales y eso nos mantiene vivos y muy motivados, lo cual nos permite sacar adelante más diseños, lo cual es el mayor impulso de cualquier artesano.

¿Ha obtenido premios?
No es por presumir pero, con el esfuerzo y el respaldo de las autoridades, he logrado 17 premiaciones, entre premiaciones nacionales, estatales y en el municipio, donde todos son muy importantes en lo personal.

¿Piensa dedicarse a ello todo el tiempo?
La verdad sí, y espero que mis hijos continúen con esta tradición familiar, ya que además de ello hemos vivido y con ello ha salido adelante la familia.

¿Qué ha logrado hasta ahora?
Pues bueno, ahora tenemos compradores que vienen de la Ciudad de México y ahora hay personas que se interesaron en los trabajos que hacemos y han contactado con nosotros personas de San Luis Potosí, quienes están muy interesados en adquirir los textiles que elaboramos.

¿Existe diferencia entre la guayabera campechana y la yucateca?
La verdad sí, en mi caso tenemos 9 diseños diferentes de guayabera, con distintas formas y aunque hay algunos trazos que coinciden, pero hay algo que los hace particular y eso es lo que le gusta a la gente.
Pero por ejemplo, hay gente que con maquina industrial pretende igualar el punto de cruz, como sucede con las maquinas provenientes de China, pero no supera al trabajo artesanal, que se confecciona a mano.

¿Qué espera del trabajo que ha realizado durante más de 40 años?
Pues la vida me permita seguir en ello, trabajar hasta el último momento y dar lo mejor de sí, como se ha venido haciendo, para nuestros textiles sigan en el gusto de la gente.

¿Realmente se valora el trabajo artesanal?
Si, el Gobierno del Estado actual y los antecesores, lo han hecho y por ello las artesanías campechanas hoy son conocidas en el mundo, y eso es muy importante para quienes nos dedicamos a ello y de lo cual dependen muchas familias, por lo que así se debe mantener y seguir fortaleciendo, porque nos da identidad y nos llena de mucho orgullo.