Apasionada por la danza

130

Oriunda del poblado de Chiná, Verónica Concepción Cruz Ayala dedica desde muy pequeña, su vida a la danza y el folclore. Desde hace 3 años abrió el Estudio de Danza “Isadora Duncan” en el que niñas y adolescentes se acercan a esta disciplina.

¿Cómo surge la inquietud de la danza y las artes?
Desde pequeña el bailar me gustaba, tenía gran atracción por ello, siempre participaba en los festivales escolares. Y conforme iba creciendo ese gusto engrandecía, me gustaba hacer manualidades, pintar.

¿Cómo es que a tan corta edad decides montar tu propia academia?
Mi sueño siempre fue tener mi propia academia, enseñar a los niños a bailar, enseñarle a amar la danza, en un principio lo veía algo difícil pero no imposible, pero al terminar la carrera las circunstancias se fueron dando para poder ponerla. Además decidí ponerla en Chiná pues vi la necesidad pues yo tenía que ir y venir cuando estudiaba y nos daba mucho trabajo.

¿Cuál es tu formación educativa?
Estudié la Licenciatura en Educación Artística en el Instituto Campechano, ahí mismo tomé talleres de Danza Folclórica, taller de Rondalla y de Teatro. Estudié también la maestría en Ciencias de la Educación.

¿Cuáles son tus metas en tu carrera como maestra de danza?

Una de mis principales metas es y ha sido el transmitir la pasión por la danza, por el arte, ya que bailar es mucho más que hacer movimientos con él cuerpo, es expresar, sentir, disfrutar y amar lo que haces. Otra meta es impulsar a los jóvenes a que participen a que formen parte de esta disciplina ya que existe aún la mentalidad que la danza no es para los hombres que solo es para mujeres, he intentado crear compañerismo y confianza en ellos.

¿Qué consejo puedes dar a las chicas que quieren dedicarse a la danza?
Mi mayor consejo que puedo dar a las personas que quieran dedicarse a la danza es que disfruten cada etapa, cada aprendizaje, cada oportunidad que la misma danza les ofrezca ya que es la mejor forma de expresarse, que si es su sueño bailar luchen por ese sueño ya que es una experiencia hermosa.

¿Cuáles son los obstáculos que has tenido que librar para lograr lo que quieres?
Mi mayor obstáculo ha sido superar mis miedos y día a día he luchado con ello para dar lo mejor de mí como maestra; tengo a personas que confían y disfrutan mi trabajo, no hay mejor premio para mí como maestra él ver los resultados en mis alumnas y alumnos y es ahí cuando digo que vale la pena todo.