Amor, constancia y buena sazón

12
José Alberto Medina Pérez, Premio al Mérito Turístico 2017

Por Noemí Heredia Bernés/Foto: José D. Beytia

Ejemplo del esfuerzo y trabajo que caracterizan a los campechanos es José Alberto Medina Aceves, propietario de la Cenaduría “Los Portales de San Francisco”, quien comparte a Novedades Campeche su historia de vida, cómo llegó a ser uno de los empresarios restauranteros que han puesto muy en alto la gastronomía campechana a nivel nacional e internacional.

¿Cómo llega a ser uno de los restauranteros más importantes del Estado?
Creo que es principalmente porque me gusta la cocina, la preparación de los platillos que representan nuestra gastronomía. Es un camino que me puso la vida y me conquistó, pues inicié alrededor de los 9 años de edad como ayudante en la cenaduría de doña Conchita Cervera, que en aquel momento se ubicaba donde se encuentran “Los Portales de San Francisco”, motivado por ganar algo de dinero para ayudar en mi casa, pero también porque me gustaba mucho el cine y gracias a que trabajaba podía darme ese gusto.
Empecé con la preparación de las aguas frescas, después en la de los antojitos y también fui mesero, hasta los 12 años cuando empecé la secundaria y después la preparatoria, siempre en la nocturna, pues nunca deje de trabajar para costear mis estudios.
Fue entonces que ocurrió un lamentable accidente que obligó a doña Conchita Cervera a cerrar su negocio por más de dos años, tiempo en el que decidí reabrirlo pero ya como propio, así que se lo pedí en renta, pese a que mi padre José Felipe Medina Hernández al principio no quería porque me pedía que yo continuara mis estudios, pero yo me empeñé y le propuse ponerme a prueba, a lo cual accedió.
Fue así como él aceptó mi vocación el negocio de la comida. La gente iba y le gustaba, la venta se acababa prácticamente todos los días, y es así que se consolida la Cenaduría “Los Portales de San Francisco”.

¿Por qué le llaman Valentín?
Ah, eso lo saben mi familia y amigos, porque nací el 14 de febrero, Día de San Valentín.

¿De dónde viene el gusto por la cocina?
Siempre tuve curiosidad por la manera en que se prepara cada guiso, cada platillo. Recuerdo que veía cocinar tanto a mi madre María Guadalupe Aceves como a mi abuelita Martina Hernández y siempre preguntaba: ¿Por qué le pusiste eso, por qué le echaste lo otro?” y ellas me respondían que para darle sabor.
En este punto debo confesar que nunca he sido de probar lo que cocino, incluso tiro la sal a cálculo, y considero que ha sido un don, un talento, el saber calcular la sazón.

¿Cuál es su platillo favorito?
Definitivamente, “Brazo de Reina”. En especial el que preparaba mi padre, así como los jolochitos de cazón con frijol colado.

¿Cuál ha sido su mayor satisfacción?
La mayor satisfacción fue cumplir 40 años en el negocio y casi dos décadas de llevar el sabor de Campeche a las ferias y muestras gastronómicas a las que nos invitan, así como el hecho de que nuestra horchata de coco haya sido seleccionada por una revista en Nueva York, entre los mejores 100 sabores del mundo, y desde luego tener a mi lado a mis padres, a mi familia.