80 años de servir a los campechanos

12

Por: Ana Patricia Peña Uj

Con tres generaciones dedicándose a la venta de productos campechanos, Carlos Pérez Sandoval, propietario de “Creaciones Argel” señala que los comerciantes deben ponerse en los zapatos de los clientes para poder entender sus necesidades.

¿Cuál es la estrategia que usan para satisfacer las necesidades de sus clientes?
Tenemos que ponernos en los zapatos de los que nos compran, no solo para satisfacer sus necesidades, sino para que ellos sientan que nos preocupamos por ellos y por su economía, y esta ha sido una de las estrategias que hemos usado a lo largo de los años en mi familia.

¿Cómo se inicia en este negocio de la venta de productos campechanos?
Este negocio inició con mis bisabuelos y ha ido pasando de generación en generación, yo soy la tercera generación y ya trabajo en educar a mi hijo en el negocio, para que en próximos meses se pueda incorporar y ser la cuarta generación que se dedica a este puesto que tenemos en el mercado Pedro Sáinz de Baranda, en donde van a poder encontrarnos.
Nosotros como comerciantes estuvimos desde el mercado antiguo, mi padre poseyó por muchos años este puesto,  pero el acaba de descansar y hoy toca el turno a su servidor y en poco tiempo hará lo mismo, mi hijo que agarrará las riendas del negocio y lo mejor es que además ya viene mi nieto que será la quinta generación en hacerse cargo de esta herencia que nos dejan, que es el trabajo.
Argel está constituido y se ha colocado en el gusto de la ciudadanía desde hace 80 años y estamos muy felices de seguir con esta tradición familiar.
Su negocio ha sido por muchos años uno de los referentes en artículos campechanos,

¿Cómo ha logrado mantenerse en el gusto de la gente?
Nosotros como comerciantes tenemos que hacer magia, hay que comprar precio, para vender precio, ponerse en los zapatos de ellos y de su economía, el chiste no está en vender, el chiste está en crear, hay que buscar la manera de cómo ayudar a la economía campechana.

Actualmente al ser el mes de la campechanidad ¿Cuál es el comportamiento de las ventas?
Muy bajas, la situación económica es muy difícil, un salario mínimo lamentablemente no ayuda, perjudica, es insano para la familia, para la mesa del hogar y para este tipo de artículos sobre todo porque ya no son artículos muy comunes más que en fechas como esta en la que celebramos todo un mes de actividades campechanas.
Lamentablemente es una realidad, es triste porque no hay buenos sueldos y no hay dinero para que gasten, somos una ciudad pobre, porque no tenemos industria tristemente tenemos que trabajar mucho, para poder tener algo y eso es lo que pasa con el comercio.
A su estilo particular Don Argel como es conocido entre los locatarios, ofrece desde collares, moños, aretes y demás artículos campechanos a quienes lo visitan en el mercado principal.